Idiomas y no dialectos: discriminación en el Perú

A propósito del venidero día del idioma nativo, se hace necesario reflexionar sobre los espacios que se están brindando  a las diversas lenguas que existen en nuestra nación, sobre todo de sus hablantes que no encuentran un espacio de representatividad equivalente al de los hispanoparlantes. Pese, a que muchos sostienen que esto se debe a un asunto de practicidad,   existen naciones  como España en donde la situación es distinta. Se pone en evidencia entonces que la situación “informal” de muchas lenguas en el país se debe ante todo a la discriminación.

La discriminación en Perú, es un serio problema social. Hoy en día al mirar la televisión, nos encontramos con personajes  de toda clase y tipo, cuya opinión  es escuchada con detenimiento. Del mismo modo se encuentran entre estos, figuras públicas que ya sea deliberadamente o no, humillan, encasillan y se burlan de la gran mayoría de la población peruana.  Esto, no obstante  se remonta desde  la  Conquista de América.

Uno de los hechos históricos que sin lugar a dudas ha definido a la humanidad,  que más que un descubrimiento en sí,  fue el inicio de uno de los exterminios sistemáticos más crudos y masivos.  La población indígena descendió de 65 millones a 5 millones,  en menos de 200 años entre 1550 a 1700.

La diversidad cultural en el país es parte de nuestro patrimonio y por lo tanto merece ser preservado.

La diversidad cultural  en el país es parte de nuestro patrimonio y por lo tanto merece ser preservado.

Se calcula que en América existían unos 80 millones de habitantes hacia 1492. Aproximadamente 65 millones se ubicaban en el territorio que luego comprendió Hispanoamérica. Para 1700, de manera dramática la cifra se redujo a cinco millones; lo que representa la desaparición de 60 millones de indígenas, unos 400 mil por año.

Números que pueden  compararse con  la Segunda Guerra Mundial, donde  se dieron aproximadamente unos 50 millones de decesos. Por lo que, en palabras del pensador Todorov, en el siglo XVI se perpetro el mayor genocidio de la historia.

Perú tiene en la actualidad un aproximado de cuarenta y siete lenguas nativas que son habladas por cuatro millones de habitantes, residentes en su mayoría en la selva amazónica, de estas, sólo cuatro  pertenecen al territorio  de la sierra y cuarenta y tres son amazónicas. Cabe acotar que ninguna lengua originaria se habla en la costa,  donde reside la mayoría de la población del país.

Nuestro idiomas es parte de nuestra herencia ancestral.

Nuestro idiomas son parte de nuestra herencia ancestral.

Hecho que sin lugar a dudas,  es una de las consecuencias de la discriminación racial, decisiva  al momento de validar exclusiones. Su condición como elemento dominante en nuestra cultura y sociedad ha permitido presentar las desigualdades, como realidades inamovibles e inevitables.

Y es que la percepción europea en detrimento a los indígenas, usada como  para  discriminar, usurpar, esclavizar, violar, golpear y matar permanece hasta el día de hoy, y son muchos los que perteneciendo a un mismo país consideran como seres inferiores,  a la población que posee ciertos rasgos predominantes encasillándolos permanentemente. Tal y como diría Eduardo Galeano  que no hablan idiomas sino dialectos, no hacen arte sino artesanía y no practican cultura sino folklore.

El muro de la vergüenza

El muro de la vergüenza que separa a ricos de pobres.

 

Pero, ¿Dónde entramos nosotros a calar en esta historia?, ya sea que nos consideremos o no parte de esta población, victima de la constante discriminación , tenemos la obligación de generar desde nuestras posiciones espacios de reflexión, vivimos en un país que es multicultural e invaluable, pero  del mismo modo posee barreras que parecieran insalvables y  de nosotros depende redefinir nuestra historia desde un espacio activo y siendo auténticos agentes de cambio.

Por ello como organización internacional creemos que la educación es indudablemente una de las medidas a tomar más necesarias para eliminar estas barreras,  invitamos a todos a ser parte de nuestra campaña  Enseña Américas, donde miles de jóvenes podrán impactar positivamente en la sociedad latinoamericana.

Informate más en: www.aiesec.pe/ensena-americas

Golpes de Optimismo

Manuel Arevalo 5

 

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” -Nelson Mandela

 

¿EL PERÚ ESTÁ CRECIENDO?

Mi país está creciendo ¡Sí amigos! Lo hace. Económicamente lo está haciendo. El consumo y la inversión siguieron empujando el crecimiento de la economía peruana en el cuarto trimestre del 2016, año que cerró con un alza del 3,2% del PIB, tal como lo confirmó el Instituto Nacional de Estadística (INE) en Marzo del presente año. Pero ¿Por qué no sentimos ese crecimiento?

Muchas veces se escucha que si un país crece económicamente si o si tiene que mejorar la calidad de vida de la población. Este argumento tiende a confundirnos mucho a tal nivel de culpar al Estado por nuestra propia miseria económica ¿Es este en realidad el inicio de todos nuestros problemas?¿El mal manejo económico? Para obtener una verdadera respuesta es necesario visionar toda nuestra realidad socio-política. Paralelamente, tratemos de mirar hacia otro lado…

Al leer las noticias, también encontramos corrupción, malos manejos gubernamentales, mala política pública, delincuencia, violencia, populismo, muertes y un sin fin de notas periodísticas negativas que afectan nuestro progreso. Pero si nuestro país crece económicamente  ¿Por qué estos problemas sociales no disminuyen? ¿Por qué nuestra calidad de vida no mejora si crecemos económicamente?  Es en este momento donde nos damos cuenta que el crecimiento económico no es el factor más importante para mejorar nuestras vidas, y que todos los problemas sociales mencionados no son más que el síntoma de una enfermedad mucho más compleja y difícil de atacar: LA MALA EDUCACIÓN.

LA MALA RACHA DE LA EDUCACIÓN

El 71% de los niños en el Perú no desarrolla un desempeño escolar básico  (INEI,2015)  Es por ello que los propósitos de la educación se están diversificando; hay una urgente necesidad de vincular la escuela con el aparato productivo, con los problemas sociales, con el sector público y con sus programas.

El rol del ciudadano es demandar, a viva voz, una educación de calidad sin limitaciones ni restricciones, para así poder construir el país que desea. Actuar como un agente social que promueve cambios desde su circulo de in fluencia. Si logramos proyectar una visión de las cosas, debemos compartirlas y actuar.

Related image

BÚSQUEDA IMPLACABLE: EDUCACIÓN DE CALIDAD

La educación de nuestro país debe ser ascendente e innovadora, con un sentido reflexivo y humano. Que los estudiantes sean agentes de cambio, no instrumentos de política pública ni experimentos pedagógicos, que se les reconozca su creatividad y que se les enseñe a cuestionar ideas y modelos existentes. Debemos formar una educación que trascienda la edad y el aula de clases, que no haga diferencia graduarse de una institución pública o una privada; que tratemos a los niños como seres pensantes y a los adultos como personas de excelencia.
Una educación cuyo objetivo sea que la persona encuentre la respuesta no que sepa la respuesta. En donde el maestro comprenda que la aplicación del conocimiento en la vida practica facilita la traducción de ese conocimiento y enseña adaptar experiencias pasadas para la solución de problemas presentes. Una educación donde los altos niveles de desigualdad y de pobreza (22.7% en 2014), la baja productividad, y el extendido fenómeno de la informalidad laboral que afecta a cerca del 80% de los trabajadores, ya no sean barreras estructurales del país. Una educación que se alinee a propuestas de éxito y/o misiones mundiales que den indicio a la búsqueda de la tan ansiada calidad educativa. Claro ejemplo tenemos a la ONU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible , en donde el ODS #04 busca solucionar una problemática global existente: MALA CALIDAD EN LA EDUCACIÓN.

IMG_8337

Una educación en la que se abran espacios de reflexión y aprendizaje que permitan construir nuevas ideas y revolucionar las ya existentes. Que incentive constantemente el liderazgo y la voluntad de servicio a la comunidad. Una educación en la que un niño que vende chocolates se le facilite y se le ayude a crecer en su iniciativa. En la que nuestros maestros no se limitan a un grupo selecto de personas “capacitadas para el cargo”, sino en el que personas de diferentes culturas y costumbres puedan compartir con los estudiantes experiencias que apoyen a los jóvenes que tienen iniciativas. En las que los gobiernos entiendan que el poder de cambiar las cosas no solo esta en la economía y sus ganancias tangibles, si no en el único mecanismo que puede prevenir que este circulo vicioso vuelva a repetirse: LA EDUCACIÓN.

Así que ENSEÑA, COMPARTE Y CAMBIA UNA VIDA.  Empecemos a generar esos GOLPES DE OPTIMISMO que el Perú y el  mundo necesita para lograr crear oportunidades en donde otros solo ven problemas.

La imagen puede contener: una o varias personas y texto