Cambia el mundo y cambia tu mundo a través del voluntariado

“Dormía…, dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir… y el servir era alegría.”

Rabindranath Tagore

En una época en la que las apariencias parecen ser lo que determina el fondo, hoy más que nunca debemos estar dispuestos a arriesgarnos para descubrir quiénes somos, lo que queremos y en esencia descubrir cuál es el mundo en el que queremos vivir. Entonces la clave de esto está no tanto en lo que hacemos por nosotros si no por los demás

¿Qué mundo es el que queremos?, ¿qué podemos hacer para cambiar las problemáticas que nos rodean?, ¿buscamos impactar verdaderamente en el mundo  o solo impresionar a los otros?, ¿estamos dispuestos a renunciar a nuestras ambiciones egoístas por un solo segundo para ayudar al otro?, ¿Le daríamos la vuelta al mundo para transformar la realidad de una sola persona a la que nunca  antes habíamos visto?, ¿A qué estamos dispuestos a renunciar para mejorar como personas y para crear un mejor mundo?

Probablemente nunca nos hemos planteado estas preguntas, poco recurrentes en los  test vocacionales o en las reuniones familiares, donde muchos son los parientes que quieren saber todos sobre nosotros,  nuestro programa favorito, quienes son nuestros amigos o si ya tenemos novio, pero no sienten curiosidad por lo que sentimos o lo que en verdad queremos.

Estas preguntas son aquellas que nos hacemos cuando pensamos en que definitivamente hay algo más, algo más por hacer, por  entregar, por dar… Y no hay mejor ejemplo de dar, que entregarnos por completo a una causa en la que creamos, que embarcarnos en una aventura que promete poco, que nos asusta y nos sacude, pero que al final del viaje  nos brinda tanto que no cabemos en nosotros mismos de la alegría.

Al estar inmersos en una vida con prisas, es fácil olvidar nuestras aspiraciones y solo volcarnos en una rutina avasalladora, palabras sin sentido y sonrisas vacías. Enfocados “solo en lo nuestro” nos dejamos atrapar, absolutamente por todo,  el tráfico, la televisión, las discusiones y rencores infantiles que ponen en evidencia que podemos hacer las cosas, pero que hace mucho hemos dejamos de sentirlas.

En un mundo en el que todo parece carecer de sentido existen personas que son capaces de marcar la diferencia, es aquí donde encontramos a Debra,  estudiante de psicología de tan solo 18 años, que a pesar de su juventud posee una férrea decisión y un gran espíritu, su experiencia como voluntaria con AIESEC  formando parte de una comunidad de voluntarios apoya a los niños más necesitados de Panamá, no solo le  ha permitido que su perspectiva sea distinta sino que le ha brindado la oportunidad a muchos chicos olvidados y necesitados de una figura que los impacte, descubrir su importancia, reconocer su valía  y consolidar su talento a través de la mirada y el apoyo constante de Debra.

Apuesta por el proyecto

“No escogí mi intercambio por el país, si no por el proyecto, que era con niños  y me gusta trabajar mucho con niños, me llamaba la atención como a través del arte, de la danza, podían hacer que niños de bajos recursos que habitan en las llamadas “zonas rojas” del país,  lugares donde existen drogas, prostitución o delincuencia, quieran superarse y salir adelante, en el caso de la danza, a través de esta pueden ocupar su mente en otra cosa y querer ser algo mejor, no cometer errores que sus familiares cometieron”.

Residiendo en San Antonio desde hace más de seis semanas, Debra se traslada cada día a una zona que quizá no sea el paraíso turístico que Panamá presenta en sus afiches, pero que sin embargo está lleno de esperanza por el cambio.  Esta institución brinda una oportunidad, cuyo engranaje es capaz de ponerse en marcha gracias a sus voluntarios, que ayudan a niños y adolescentes a expresarse y conocerse a sí mismos a través de talleres, de baile, gastronomía, arte,  entre otros, los niños tienen la oportunidad de expresarse, de dar un testimonio de lo que son y lo que desean ser. De encontrar una alegría en entregarse por otro.

Personas como Debra, no se encuentran a cada instante, platicar con ellas es algo vivificante,  su energía contagiosa y su apuesta por impactar en el mundo, nos hace ver que lo que las hace movilizarse es el dar, servir, hacer algo verídicamente por alguien sin esperar por ello una recompensa, ella misma lo afirma: “Desde pequeña mi abuelo y mi madre me enseñaron a siempre ayudar a las personas que más lo necesitaran y si está en mis manos hacerlo, lo puedo hacer y lo voy a hacer, siempre me enseñaron que hay que ser desprendidos con las cosas que uno hace y retribuir un poco,  no solo por las personas que tenemos sino por las cosas que la vida te da, retribuir a las personas que tal vez no tiene la suerte que yo tengo, pero que tienen los mismos sueños”.

El poder de las personas: la oportunidad de encontrar otro hogar a miles de kilómetros de casa

“Llegué a Panamá un dos de enero, vivo en San Antonio, la familia con la que me quedo es súper atenta, me hace sentir como en casa, increíbles personas”…  Una de las piezas clave en el intercambio de Debra ha sido indudablemente la familia con la que se ha quedado, a través del programa Familias Globales, pese a lo difícil que ha resultado separarse de su familia ha encontrado el calor de hogar necesario para sentir que no está sola y que la labor que hace es algo que no solo los niños aprecian si no también toda la comunidad de San Antonio, esta seguridad y compañía le permite a muchos voluntarios realizar su intercambio con mayor efectividad: “…llegué a la fundación después de cuatro días, la fundación se llama  Espacio creativo y el proyecto por el que vine se llama Enlaces, aquí los niños a través del arte enfocan su mente,  potencian y descubren sus talentos, para que busquen superarse a sí mismos, explorar el mundo y saber que pueden llegar a mucho más”.

La libertad como pieza fundamental

La nostalgia embarga a Debra cuando se refiere a su familia, recordar a sus seres queridos la entristece  pero al mismo tiempo le alegra saber que cuenta con su apoyo incondicional y que muy pronto volverá a verlos, no obstante,  posee sentimientos encontrados por volver a casa pero también por todos los lazos creados a lo largo de su experiencia, tal ha sido el grado de impacto que ha causado y recibido que son muchos los niños que le piden que se quede apoyándolos al menos un año.

Sin embargo junto con la palabra nostalgia, que la ayuda a recordar quien es y mantener los pies en la tierra, Debra nos habla de la  libertad, como una pieza fundamental al momento de realizar un voluntariado: “Al momento de venir al país fui libre de conocer nuevas experiencias, culturas, vivencias, de hacer lo que podía proponerme, lo que uno cree que  no es capaz de hacer ¡y lo hace!, fui libre de cumplir sueños que no pensaría que lograría tan pronto, tuve libertad para ayudar a las personas y sacar sonrisas, que va a ser siempre la mejor recompensa, que pueden  transmitir todo, la sonrisa de esos niños es algo que jamás se me va a olvidar”

Una importante lección

Debra nos asegura que tomando un voluntariado lo esencial no son las fotos si no aquello que nos guardamos en el corazón: “llevarnos la mejor experiencia que podamos tener, aportar un granito de arena por un cambio en el mundo,  la mejor recompensa es dejar en alto el nombre del país, lo que somos y cómo podemos llevar esto, cómo podemos disfrutar plenamente nuestra experiencia”.

Un último consejo que Debra  nos deja es: “Arriésguense. Tomen mucho valor y arriésguense, parece difícil alejarse del país, pero van a conocer a personas increíbles y llevarse la mejor experiencia de todo esto. Nunca se es tarde para empezar a ayudar, mientras uno tenga voluntad todo, todo va a ser  es posible, un voluntariado es la mejor experiencia que uno podría llevarse, así como yo tuve esta experiencia los invito a tomar parte de esta aventura”.

En un mundo en el que es más fácil quedarnos en casa y postear memes desde el sofá, existen personas como Debra que están dispuestas a arriesgar para ganar, no un mejor sueldo, no un bronceado perfecto, no una galería de fotos llena de likes, si no algo más, algo que no se puede tocar, pero que sí se puede transmitir y sentir, que no tienen la mayor experiencia, pero que son quienes desean un mundo mejor y no se quedan en casa esperando a que este mundo llegue a ellos o  se cree mágicamente, salen al mundo y brindan lo mejor que tienen, esperando que su granito de arena sirva para cambiar en algo el mundo pero transformar radicalmente su mundo interior, encontrando quienes son a través del servicio.

Si quieres vivir una historia de impacto como la de Debra  y ser un voluntario por el mundo inscríbete en: www.aiesec.pe/voluntario-global/

 

Autor: Luisa Calderon

Tomar un voluntariado es ir más de allá de nuestro confort

¿Cómo va tu experiencia? Una pregunta recurrente para mí y sin embargo sumamente importante, tanto que al momento de conocer a Alexander no pude evitar empezar con ella; hay una infinidad de emociones, vivencias, choques y aprendizajes detrás de una experiencia de voluntariado internacional que uno no puede evitar al momento de hablar de su experiencia, esos pequeños detalles sobre la comida, las personas, el transporte y el trabajo hacen a cada voluntariado distinto y enriquecedor.

Alexander lleva ya un tiempo trabajando como voluntario en el proyecto SMART, proyecto donde tiene la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos profesionales para crear programas que ayuden a mejorar comunidades, el proyecto se lleva a cabo en la ciudad de Santa María, en el estado de Rio Grande do Sul, al sur del variopinto y multicultural país de Brasil. A cientos de kilómetros de casa, en un lugar donde el español se siente tan cercano y a la vez lejano se encuentra siendo partícipe de todo un impacto social en la vida de los santamarienses.

 

Un poco sobre Alexander

Alexander Quevedo es un joven chiclayano, de unos 25 años, titulado en ingeniería industrial }y con muchos deseos de conocer el mundo antes de empezar su vida profesional y sumergirse en el complejo mundo del ámbito laboral. He ahí sus grandes ganas de viajar a uno de los países con mayor diversidad cultural del mundo, sino también ser un voluntario internacional y tener la oportunidad de desarrollar más su lado humano y poder expandir su pensamiento de una forma más global; por ello él se considera parte de este gran movimiento que genera y desarrolla a los líderes que trabajarán por un mundo.mejor

 

¿Por qué Brasil y por qué tomar un voluntariado internacional?

Habiendo conocido tantos brasileños en mi vida y con unas ganas de visitar el país yo misma decidí preguntarle las razones por las cuales se decidió por Brasil, Alexander me comentó como deseaba poder trabajar haciendo un impacto social, por ello decidió tomar uno de nuestros voluntariados internacionales a la ciudad de Santa María, conocida también como una de las ciudades universitarias más grandes de Brasil y también como un lugar sumamente diverso, cuyas raíces no son solo indígenas y portuguesas, también son alemanas e italianas; eso se puede ver reflejado en sus danzas y sus comidas. Es difícil no imaginar porque Alexander se vio tan atraído hacia esa ciudad, con una población tan variada y una cultura tan mixturada como suelen decir los brasileños.

Otra de las grandes razones por las cuales Alex decidió ir a Brasil fue por su experiencia como Familia Global, programa que te da la oportunidad de hospedar por 6 semanas a un voluntario internacional, el haber convivido con muchos brasileños fue aquello que le dio a Alexander el “bichito” de conocer Brasil.

Alexander decidió trabajar en el proyecto SMART, un proyecto dedicado al mejoramiento del marketing y la administración de las ONGs, una gran forma no solo de apoyar y maximizar el impacto de estas organizaciones sociales y del mismo modo poder potenciar el conocimiento adquirido de su carrera, un balance perfecto para un joven que acaba de terminar con su periodo universitario.

¿Qué te impactó más sobre Santa María?

“Una de las cosas que vi en Santa María que me impactó fue el tránsito, el tránsito aquí es muy ordenado, nadie toca mucho el claxon y la gente respeta un poco más al peatón […] otro aspecto fue la diferencia horaria, hay tres horas de diferencia con Perú y aquí anochece mucho más tarde, como a las nueve de la noche, a diferencia de lo que estoy acostumbrado, que es entre las seis o siete de la tarde […] en las casas, sobre todo en las casas de pueblo tienen un campo de grass antes de entrar a la casa y para que puedas llamar a los habitantes, no tocas la puerta, sino aplaudes para llamar su atención y que puedan salir a recibirte, eso me pareció muy extraño y a su vez interesante. En cuanto a la comida no he tenido tanto choque, hay carne, arroz, frijoles, todo; aunque aquí en Santa María comen mucha carne, y yo estoy acostumbrado a comer pez, debido a que soy de Chiclayo, eso se siente un poco extraño, que no haya pez en las comidas, pero igual la comida aquí es muy buena, me gusta mucho la comida […] las tiendas aquí cierran a eso de las siete de la noche, muy diferente que en Perú donde cierran a las nueve o diez. Y claro, el idioma también forma parte de este choque cultural, pero ¡hasta ahora va todo muy bien!”

Todo empezó con AIESEC

Su relación con AIESEC existió desde 2014, cuando decidió ingresar al comité local de Chiclayo debido a su universidad, donde sus amigos decidieron presentarle AIESEC desde entonces continúa viviendo la experiencia desde distintos ángulos durante sus más de tres años formando parte de la organización. Uno de los puntos más grandes de su carrera AIESECa fue el tomar puestos de liderazgo; lograr ser vicepresidente del área de Talento Humano y posteriormente se acercó a los intercambios más a fondo cuando obtuvo el rol de vicepresidente de intercambios sociales salientes, área responsable de reclutar peruanos que estén decididos a tomar un voluntariado internacional,

Una de las cosas que uno escucha con frecuencia cuando es parte de AIESEC es: y tú, ¿cuándo te vas de intercambio? y es que tomar un intercambio supone un punto de quiebre y un cambio sobre nuestras vidas, es ir más allá de nuestra comodidad y eso es algo que Alexander actualmente puede decir que está vivenciando día tras día en Santa María.

Si quieres vivir un voluntariado internacional como la de Alexander, ingresa a https://aiesec.pe/voluntario-global/ ,una vivencia internacional está esperando por ti ✈ 🌎.

 

Autor: Alejandra Feria

Es más que vivir la experiencia

¡Hoy es el día!

Sí, amigos, este día tiene una vibra incesante. Desperté y empecé a leer historia de vida, de experiencias que marcan. Me encontré con una, particularmente, concisa y con conclusión. Aquí se las comparto:

“Durante 6 semanas estuve en Salvador, Bahia, Brasil. Estuve en el proyecto Planet Heroes donde puede desenvolverme trabajando en un grupo conformado por un chico de Marruecos y una chica de Alemania.”

Sí, los de la foto. Cada uno en modo “representing” de sus países. Acá viene la parte más interesante:

“Ésta experiencia me trajo muchos aprendizajes, uno de ellos es poder trabajar con niños, pensar como ellos puedan aprender de nosotros.
Nos propusimos muchas metas como grupo, primero que los niños puedan aprender inglés con nosotros, aprendan a tener cuidado sobre el medio ambiente y finalmente, que puedan hacer una promesa que tendrá un impacto positivo en la ciudad en donde vive. Estoy segura que si bien solo fuimos por 6 semanas, ellos se acordarán de la promesa que hicimos juntos.”

Sin duda, cada vez que vamos a hacer un voluntariado o una pasantia, nunca nos imaginamos lo que pueda causar en nosotros al final de la experiencia, y mucho menos lo que puede causar en otros. O que llegaremos a conclusiones como esta:

“Esta experiencia me ayudó a darme cuenta que era lo que quería hacer en un futuro y como yo podría aportar a mi sociedad en la que vivo.
Sin duda alguna, estas 7 semanas en Brasil fue la mejor experiencia en mi vida y volvería hacerlo mil veces más.”

Bueno, ahora dejo a pura decisión de ustedes si es que quieren vivir más que una experiencia.

El país más amigable con sus visitantes

Brasil es uno de los países latinoamericanos más visitados por los turistas. Sin embargo, los extranjeros encuentran allí no solamente sol, playa y carnaval, sino también costumbres y características que no han visto en otras partes del mundo.

 

Los brasileños son conocidos por ser abiertos, a veces algunas personas pueden sentir una cierta incomodidad cuando algún brasileño se acerca demasiado cerca para hablar, también saludan con uno o dos besos.

Si estás pensando en visitar Brasil te mencionamos 4 razones por las que los brasileños son amigables, en especial con los extranjeros.

  1. Las calles de Brasil no son un lugar tranquilo. Además de gente cantando, silbando o hablando, se escucha todo tipo de ruidos producidos por automóviles, vendedores ambulantes y gente alegre. Recuerda que si visitas un país debes disfrutar de todo lo que ese país tiene para ofrecerte, por eso solo disfruta.
  2. El sufijo diminutivo “-inho/inha” a menudo se usa después de los nombres o palabras en portugués para expresar cariño: bonitinha (bonita), obrigadinho (gracias), Renatinho (Ronaldo). Cuando regreses a casa te aseguro que llamarás a todos tus amigos con este sufijo.
  3. Los brasileños son muy cariñosos a la hora de mostrar sus sentimientos hacia su pareja. Se puede ver a enamorados besándose en medio de la calle, en el metro, en el parque o en cualquier otro lugar público, cualquier expresión de amor es bien recibida, no tienen temor a expresar lo que sienten.
  4. Cuando entras en una tienda en Brasil enseguida eres atendido por algún trabajador. Si es de ropa, zapatos y similar, incluso te dirá su nombre y se pondrá a tu disposición para lo que necesites. Si reciben con una sonrisa, sean atentos y ayudan a encontrar la talla que necesita el cliente, demuestra su buena actitud y su disposición para hacer bien su trabajo.

Si estás pensando en viajar a Brasil, te animamos a que lo hagas. ¡No lo pienses más! Ir a Brasil no solo te dará una perspectiva más amplia de diferentes cosas, sino también harás amigos para toda la vida. Pero espera, ¿qué pasaría si te digo que puedes ir a Brasil a impactar a personas, empresas, proyectos? ¿te animarías a tomar el reto? Entre a www.aiesec.pe y descubre cómo.

Enseñar para Inspirar

Esta es una carta de una amiga mía de México que quiero compartir con ustedes:

“Desde que regresé hace 2 días , he estado recorriendo pequeños pueblos en el interior de mi país. Las razones por las cuales viajé son muchas, pero ninguna se acercó a lo que aprendí y conocí. Mientras caminaba por el mercado hace unas horas- al que vine durante mi estadía aquí-, observé a unos niños que desde que llegué trataban de vender las mismas hortalizas.

Me acerqué solo por curiosidad. Ambos me observaron y empezaron a hablarme.

Era chol. Mi nivel para comunicarse en ese lenguaje era tan avanzado como mi español a 9 los meses. La reacción más lógica era sonreír, comprar, sonreír e irse. Pero, mi reacción fue distinta después de mi intercambio.

Me acerqué solo por curiosidad. Con señas les pedí que me contaran qué clase de hortaliza era una roja intensa que me llamó la atención. Ellos se sorprendieron y también con señas me empezaron a contar. Se lo tomaron muy en serio.

Me contaron las maravillosas costumbres, me señalaban caminos “mágicos”, bailes y palabras. Pero también me enteré en ese momento del vacío que sienten algunas tribus, y pueblos alejados, de algunos problemas y conflictos internos que han tomado víctimas, desplazamientos forzosos, de que por los cuales, estos pequeños estaban tratando de vender lo poco que les quedaba para poder moverse de ahí. Y no, no se iban sin un plan. Iban a seguir los pasos de su hermano mayor.

No me dijeron que era su hermano o que es lo que hacía (puedes imaginarlo), pero en nuestra “conversación” pude contarles que fue lo que yo logré hacer fuera de mi país y cómo llegué hasta ahí. Les enseñé fotos, y sus ojos brillaban como si estuvieran viendo estrellas, les enseñe unas palabras y cuentos simples, que para ellos era todo un regalo.

Luego de un rato más, decidí irme. Uno de los niños me abrazó y me dijo que él ya no quería ser como su hermano, que quería ser como yo.

Amiga, yo lo inspiré. O sea, yo. Lloré como una niña. En mi propio país pasaban cosas horribles, cosas tristes y yo lo ignoraba. Ese pueblo, esas costumbres habían sido mis raíces. Tuve que salir de aquí para regresar con valor para abrir los ojos y hacer algo por mi propio país.

Amiga mía, hoy descubrí, que voy a enseñar para inspirar.”

Día Internacional de la Alimentación

Hoy en día se producen alimentos más que suficientes para todos, pero todavía cerca de 821 millones de personas padecen hambre crónica, y la malnutrición afecta a una de cada tres personas en el planeta, es una lucha constante, con mucho camino por recorrer.

La FAO celebra el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre de cada año para conmemorar la fundación de la Organización en el año 1945. Se organizan eventos en más de 150 países de todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los días más celebrados del calendario de la ONU. Estos eventos promueven la conciencia y la acción a escala mundial para aquellos que padecen hambre y la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos.

El Día Mundial de la Alimentación es una oportunidad para demostrar nuestro compromiso con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS 2). Alcanzar la meta del #HambreCero en 2030.

Importancia del #HambreCero

  • El derecho a la alimentación es un derecho humano básico.
  • Invertir en sistemas alimentarios sostenibles y desarrollo rural significa emprender algunos de los principales desafíos globales, de alimentar a la creciente población mundial a proteger el clima mundial, y abordar algunas de las causas fundamentales de la migración y el desplazamiento.
  • Lograr los 17 ODS no puede suceder sin acabar con el hambre y sin tener una agricultura y unos sistemas alimentarios respetuosos con el clima y sostenibles  que provean para las personas y el planeta.
  • Alcanzar el #HambreCero es posible: de los 129 países monitoreados por la FAO, 72 ya han logrado el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre en 2015; en los últimos 20 años, la probabilidad de que un niño muera antes de los cinco años se ha reducido casi a la mitad, con unos 17.000 niños salvados cada día; las tasas de pobreza extrema se han reducido a la mitad desde 1990.

Los objetivos del Día Mundial de la Alimentación son:

  • estimular una mayor atención a la producción agrícola en todos los países y un mayor esfuerzo nacional, bilateral, multilateral y no gubernamental a ese fin;
  • estimular la cooperación económica y técnica entre países en desarrollo;
  • promover la participación de las poblaciones rurales, especialmente de las mujeres y de los grupos menos privilegiados, en las decisiones y actividades que afectan a sus condiciones de vida;
  • aumentar la conciencia pública de la naturaleza del problema del hambre en el mundo;
  • promover la transferencia de tecnologías al mundo en desarrollo;
  • fomentar todavía más el sentido de solidaridad nacional e internacional en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza y señalar a la atención los éxitos conseguidos en materia de desarrollo alimentario y agrícola.

Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible, metas que todo ciudadanos que trabaja con los objetivos de desarrollo sostenible quiere lograr, si aún no sabes qué son o aún no trabajas con ellos, entra www.aiesec.pe y descubre cómo puedes contribuir al cambio. Descubre el líder que hay en ti.

Humor al estilo del Tango

Argentina cuenta con una gran tradición humorística, arraigada de tal manera, que aun en momentos en que la libertad de expresión no era más que una utopía, las publicaciones humorísticas lograron sobrevivir, damos gracias al humor argentino por todas esas risas que nos sacan cuando veo, leemos o recordamos. Te presentamos 3 representantes del humor argentino que te recomendamos leer y ver.

Mafalda: Era obvio que Mafalda encabezara la lista, es conocida mundialmente y nos ha robado risas y reflexiones. Ella es una niña que a su corta edad usa el sarcasmo y la ironía, es simpática y atrevida. Es nacida de una típica familia de clase media, Mafalda critica todo, a pesar de ser una niña siempre da su opinión de diferentes temas como políticos, sociales, entre otros. Es un espacio en el cual su creador (Quino) se queja de lo que sucede alrededor en el mundo.

Poncho Fue: Nos deja bien claras las consecuencias del ejercicio de la violencia psicológica y la manipulación emocional en las relaciones de pareja, si bien es cierto no es 100% comedia ayuda a que el lector tome conciencia ya que la historia se desarrolla en un ambiente cotidiano. Es un cómic que incomoda de principio a fin. Una historia que molesta, que nos ayuda a reconstruirnos y que también nos haga crecer, ya que como sociedad estamos aprendiendo a reconstruirnos, no solo en Argentina sino en toda Latino américa. El desarrollo tan marcado de los personajes es lo que ayuda a sentirnos identificados y a poder encontrar una multitud de paralelismos en esta historia con nuestra vida personal.

 

Humoristas: A quién no le gusta ver un show de comedia y mejor aún si es un humorista. Argentina tiene a excelentes humoristas que terminarás con dolor de estómago de tanto reírte, si vas a Argentina recuerda que sería imperdonable no ir a un show de stand – up. Aquí te dejamos la lista de 5 comediantes que se encuentran en Netflix:

  • Sebastián Wainraich
  • Malena Pichot
  • Lucas Lauriente
  • Fernando Sanjiao
  • Luciano Mellera

Fotografía original de Netflix

El humor en Argentina se renueva, es flexible a los cambios y respetuoso con los temas que pueden malinterpretarse, no te pierdas la aventura de reír hasta decir “¡basta!” y qué mejor que vivirlo en ese hermoso país. Si deseas descubrir Argentina, entra a www.aiesec.pe

 

5 lugares que tienes que visitar en Brasil

¿A quién no le gusta vivir nuevas experiencias y viajar? Y cuando viajas hay ciertos lugares que tienes que visitar sí o sí. Y más aún, si eres una persona que gusta de tomar fotos en lugares especiales, sería imperdonable no tener una en los puntos turísticos estrella.

Si estás pensando viajar, te recomendamos Brasil. Un hermoso país desde su cultura hasta su gente; no dudes de que los amigos que hagas en Brasil serán para toda la vida. Brasil es conocido por el carnaval de Río de Janeiro, pero no es la única atracción que tiene. Este país está lleno de hermosos y coloridos lugares que te sorprenderán. Aquí te presentamos 5 lugares que tienes que ir sí o sí en Brasil:

1. Río de Janeiro

Creo que explicar por qué Río de Janeiro está en nuestro ranking es algo obvio. Su gente es muy alegre y amigable, orgullosos de su nacionalidad y su cultura, te invitarán a todas las actividades posibles. Ahí se celebra el carnaval más popular a nivel mundial, en el 2019 se celebrará del 01 al 09 de marzo, ¡así que ve y saca tus boletos!

2. Parque Nacional de Iguazú

Si te gusta la naturaleza, este parque nacional es para ti. Se encuentra en la Selva y es conocido como las Cataratas del Iguazú, un área de espectacular belleza escénica, reconocida como una de las siete maravillas naturales del mundo. En el parque se pueden realizar paseos, los cuales permiten apreciar las cataratas desde distintos ángulos, ya sea desde miradores naturales, kayak o helicóptero.

3. Ruinas de San Miguel de las Misiones


Fuente: http://www.brasilalacarta.com

Las ruinas corresponden a los vestigios de lo que fue uno de los tantos pueblos misioneros fundados en el XVII por la orden jesuita en territorio brasileño, argentino y paraguayo, con el fin de evangelizar a los indios guaraníes y protegerlos de los comerciantes de esclavos. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sorprendiendo por el paisaje selvático que las rodea y por ser testimonio de una experiencia política y religiosa única en la historia.

4. Brasilia

Fuente: www.iagua.es

Capital de Brasil, la sede del gobierno del Distrito Federal, es una de las ciudades capitales de más reciente construcción en el mundo. Es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, uno de los lugares turísticos de Brasil que despierta mayor interés para los aficionados a la arquitectura, siendo un ejemplo concreto de las principales ideas de arquitectura moderna del siglo XX.

5. Recife

Fuente: http://www.jotace.com.uy

Conocida como la Venecia de Brasil, una ciudad que, sin estar dentro de los lugares turísticos de Brasil más conocidos, encanta fácilmente por el contraste entre sus bellas arquitecturas coloniales y modernos rascacielos, junto a un idílico litoral con arrecifes de coral y aguas cálidas ideales para la práctica de snorkel.

La vida es muy corta para postergar un viaje, cada viaje es una aventura, una experiencia que contar, ¿te imaginas si tuvieras la posibilidad de viajar y al mismo tiempo desarrollarte personal y profesionalmente? Las oportunidades existen, solo hay que ir a buscarlas. Si lo imaginaste y quieres volverlo realidad, descubre las posibilidades que AIESEC tiene para ti en el extranjero, ¡Brasil te espera!

Del otro lado de la frontera

Sigo en shock. Llámese emocional, cultural u otro término que queramos poner. Mis expectativas quedaron casi destruidas desde el momento que pisé el aeropuerto.

Para empezar, la perspectiva que tenía cuando decidí que quería ser voluntaria en otro país es totalmente diferente a la de hoy estando aquí y trabajando con 4 chicos que hablan diferentes idiomas y con niños de primaria de un entorno distinto. Juraba que sería fácil y hasta aburrido, que tal vez me arrepentiría. No esperaba mucho de un voluntario de 6 semanas. Tenía una idea de qué hacer en cada clase, qué enseñar y cómo, casi como en las películas cuando ves al profesor llegar y escribir grande el título en la pizarra y empezar el debate. Había ideado mi rutina, qué lugares iba visitar, qué iba probar, cómo iba a vestirme, con quién hablaría y una idea de la clase de personas con las que iba a andar.

Ahora que estoy aquí, ninguna de esas ideas parece cercana. Cuando vives algo como esto, toda perspectiva que tuviste antes es nada comparada a la realidad. No hay nada que se pueda asemejar a cada sonrisa de los niños cuando podían aprender algo nuevo y mucho menos nada que te prepare para decirles adiós. Incluso aquellas tardes en las que iba por café y terminaba conversando con otras personas sobre cómo llegué ahí, ver su asombro sobre mi historia y mi propio país son inimaginables. No hubiera pensado nunca tampoco que podría estar hasta feliz de haberme quedado sin batería y Google Maps, pues así pude contar con el apoyo de otras personas que me ayudaron a encontrar la forma de llegar a mi destino y me permitieron disfrutar de hermosos paisajes que no encuentras ni en la mejor agencia de viajes. Es indescriptible además lo mucho que valoro ahora cada caminata con mis nuevos amigos, cada “gracias” que pude escuchar, cada “yo de grande quiero ser como usted” de los niños, e incluso de los “no, joven, acá no es así”.

Y en realidad, puedo seguir contándoles todas las veces que cambié de perspectiva, pueden intentar imaginarse lo que sigue… o pueden empezar a cambiar la suya.

 

Paola, de Puerto Rico
Proyecto “Doctor Sonrisas”, en Chiclayo – Perú

Idiomas y no dialectos: discriminación en el Perú

A propósito del venidero día del idioma nativo, se hace necesario reflexionar sobre los espacios que se están brindando  a las diversas lenguas que existen en nuestra nación, sobre todo de sus hablantes que no encuentran un espacio de representatividad equivalente al de los hispanoparlantes. Pese, a que muchos sostienen que esto se debe a un asunto de practicidad,   existen naciones  como España en donde la situación es distinta. Se pone en evidencia entonces que la situación “informal” de muchas lenguas en el país se debe ante todo a la discriminación.

La discriminación en Perú, es un serio problema social. Hoy en día al mirar la televisión, nos encontramos con personajes  de toda clase y tipo, cuya opinión  es escuchada con detenimiento. Del mismo modo se encuentran entre estos, figuras públicas que ya sea deliberadamente o no, humillan, encasillan y se burlan de la gran mayoría de la población peruana.  Esto, no obstante  se remonta desde  la  Conquista de América.

Uno de los hechos históricos que sin lugar a dudas ha definido a la humanidad,  que más que un descubrimiento en sí,  fue el inicio de uno de los exterminios sistemáticos más crudos y masivos.  La población indígena descendió de 65 millones a 5 millones,  en menos de 200 años entre 1550 a 1700.

La diversidad cultural en el país es parte de nuestro patrimonio y por lo tanto merece ser preservado.

La diversidad cultural  en el país es parte de nuestro patrimonio y por lo tanto merece ser preservado.

Se calcula que en América existían unos 80 millones de habitantes hacia 1492. Aproximadamente 65 millones se ubicaban en el territorio que luego comprendió Hispanoamérica. Para 1700, de manera dramática la cifra se redujo a cinco millones; lo que representa la desaparición de 60 millones de indígenas, unos 400 mil por año.

Números que pueden  compararse con  la Segunda Guerra Mundial, donde  se dieron aproximadamente unos 50 millones de decesos. Por lo que, en palabras del pensador Todorov, en el siglo XVI se perpetro el mayor genocidio de la historia.

Perú tiene en la actualidad un aproximado de cuarenta y siete lenguas nativas que son habladas por cuatro millones de habitantes, residentes en su mayoría en la selva amazónica, de estas, sólo cuatro  pertenecen al territorio  de la sierra y cuarenta y tres son amazónicas. Cabe acotar que ninguna lengua originaria se habla en la costa,  donde reside la mayoría de la población del país.

Nuestro idiomas es parte de nuestra herencia ancestral.

Nuestro idiomas son parte de nuestra herencia ancestral.

Hecho que sin lugar a dudas,  es una de las consecuencias de la discriminación racial, decisiva  al momento de validar exclusiones. Su condición como elemento dominante en nuestra cultura y sociedad ha permitido presentar las desigualdades, como realidades inamovibles e inevitables.

Y es que la percepción europea en detrimento a los indígenas, usada como  para  discriminar, usurpar, esclavizar, violar, golpear y matar permanece hasta el día de hoy, y son muchos los que perteneciendo a un mismo país consideran como seres inferiores,  a la población que posee ciertos rasgos predominantes encasillándolos permanentemente. Tal y como diría Eduardo Galeano  que no hablan idiomas sino dialectos, no hacen arte sino artesanía y no practican cultura sino folklore.

El muro de la vergüenza

El muro de la vergüenza que separa a ricos de pobres.

 

Pero, ¿Dónde entramos nosotros a calar en esta historia?, ya sea que nos consideremos o no parte de esta población, victima de la constante discriminación , tenemos la obligación de generar desde nuestras posiciones espacios de reflexión, vivimos en un país que es multicultural e invaluable, pero  del mismo modo posee barreras que parecieran insalvables y  de nosotros depende redefinir nuestra historia desde un espacio activo y siendo auténticos agentes de cambio.

Por ello como organización internacional creemos que la educación es indudablemente una de las medidas a tomar más necesarias para eliminar estas barreras,  invitamos a todos a ser parte de nuestra campaña  Enseña Américas, donde miles de jóvenes podrán impactar positivamente en la sociedad latinoamericana.

Informate más en: www.aiesec.pe/ensena-americas