Enseñar para Inspirar

Esta es una carta de una amiga mía de México que quiero compartir con ustedes:

“Desde que regresé hace 2 días , he estado recorriendo pequeños pueblos en el interior de mi país. Las razones por las cuales viajé son muchas, pero ninguna se acercó a lo que aprendí y conocí. Mientras caminaba por el mercado hace unas horas- al que vine durante mi estadía aquí-, observé a unos niños que desde que llegué trataban de vender las mismas hortalizas.

Me acerqué solo por curiosidad. Ambos me observaron y empezaron a hablarme.

Era chol. Mi nivel para comunicarse en ese lenguaje era tan avanzado como mi español a 9 los meses. La reacción más lógica era sonreír, comprar, sonreír e irse. Pero, mi reacción fue distinta después de mi intercambio.

Me acerqué solo por curiosidad. Con señas les pedí que me contaran qué clase de hortaliza era una roja intensa que me llamó la atención. Ellos se sorprendieron y también con señas me empezaron a contar. Se lo tomaron muy en serio.

Me contaron las maravillosas costumbres, me señalaban caminos “mágicos”, bailes y palabras. Pero también me enteré en ese momento del vacío que sienten algunas tribus, y pueblos alejados, de algunos problemas y conflictos internos que han tomado víctimas, desplazamientos forzosos, de que por los cuales, estos pequeños estaban tratando de vender lo poco que les quedaba para poder moverse de ahí. Y no, no se iban sin un plan. Iban a seguir los pasos de su hermano mayor.

No me dijeron que era su hermano o que es lo que hacía (puedes imaginarlo), pero en nuestra “conversación” pude contarles que fue lo que yo logré hacer fuera de mi país y cómo llegué hasta ahí. Les enseñé fotos, y sus ojos brillaban como si estuvieran viendo estrellas, les enseñe unas palabras y cuentos simples, que para ellos era todo un regalo.

Luego de un rato más, decidí irme. Uno de los niños me abrazó y me dijo que él ya no quería ser como su hermano, que quería ser como yo.

Amiga, yo lo inspiré. O sea, yo. Lloré como una niña. En mi propio país pasaban cosas horribles, cosas tristes y yo lo ignoraba. Ese pueblo, esas costumbres habían sido mis raíces. Tuve que salir de aquí para regresar con valor para abrir los ojos y hacer algo por mi propio país.

Amiga mía, hoy descubrí, que voy a enseñar para inspirar.”

Crecimiento de la mano del desarrollo

Actualmente sabemos que nuestro país ha estado pasando por un momento crítico en el ámbito político, lo cual también ha generado ciertos estragos en diferentes lugares alrededor de Perú. Oímos que las cifras crecen o disminuyen, y que las estrategias se desarrollan o que simplemente no sirven para la mayor parte de la población.

Conversando desde una perspectiva económica, primero vamos a diferenciar estos 2 últimos términos mencionados:

Crecimiento se refiere al cambio numérico (cuantitativo) en las variables fundamentales de producción del país. Esto quiere decir que se genera crecimiento cuando todos los bienes y servicios producidos por un país en un año son más que los producidos el año anterior.

Desarrollo por otro lado es el cambio cualitativo en términos de mejora en las variables sociales, que en palabras simples es generar más bienestar y prosperidad a los habitantes de un país.

Ahora, si bien son estas dos cosas diferentes, no tienen porque no involucrarse uno con el otro. Sabemos que generar nuevos puestos de trabajo haría que las personas inactivas y en edad de poder ejercer, tengan un porcentaje mayor de oportunidad a conseguir un empleo, que en lógica, permitiría un crecimiento y desarrollo para la población. Pero ¿Cómo generar más trabajo? ¿Y de manera sostenible?

Pues a través del emprendimiento. La respuesta en sencilla. Está probado (más info en: This Works – España)  que las innovaciones y emprendimientos generan buenos resultados al mediano plazo, en términos de empleo, crecimiento y desarrollo, ya que cada proyecto a trabajarse debe traer consigo un impacto real y relativo en alguno de sus ámbitos. Quién sabe si esa idea tuya ahora, puede ser un real mecanismo del mañana. Quién sabe a cuántas personas esa idea podría estar impactando y ayudando en el futuro. ¿Cuántas vidas quieres cambiar?

¿Listo para dejar la espera?

Todo lo que no cabe en el equipaje, pero aún así lo puedes llevar

Cuando vamos a salir del país por más de un mes, es inevitable pasar por un momento de crisis donde no sabemos qué llevar en la maleta. Recuerda no exceder tus 23 kg y los adicionales de la bolsa de mano. El nivel de prioridad de cosas varía según nosotros mismos y nuestros planes. Pero aquí hay algunas cosas que deberías considerar definitivamente:

  • Dinero en moneda divisa y tal vez un par de tarjetas en la billetera y escondidos en bolsillos. (0.3 Kg)
  • La visa, el pasaporte y la copia del pasaporte (por si acaso), la libreta y lápiz. (0.2 Kg)
  • Utensilios de higiene personal como cepillo dental, jabón portátil, peine, papel. (0.5 Kg)
  • Tecnología como tu celular, cámara, cargadores, laptop, iPod o lo que tengas. (5kg)
  • Ropa cómoda y dependiente del clima del país al que vas. Para invierno te recomendamos llevar la más gruesa puesta. Además considera ropa para fiestas/nocturna, pijama, los zapatos que combinen con todo o que sean a todo dar. (15 Kg)
  • Además ten un espacio para todos los souvenirs que llevar de acá y, en tu retorno, comprar de allá. (8 Kg)

Casi nos excedemos, pero no importa. Igual sabemos que de lo que más necesitamos, no tiene un precio extra:

  • La valentía por cada vez que nos de miedo perdernos en la calle y más cuando se nos apague el teléfono, porque la batería no es infinita.
  • Ese sentido de solución automática como el de nuestras mamás cada vez que perdamos un bus o se nos acabe poco a poco el dinero.
  • La mente abierta por si nos impacta algo de la otra cultura y tenemos que aprender a comprender.
  • Las mil y un recomendaciones de la familia de ser cuidadosos pues seremos nuestros principales guardias.
  • Las imágenes de los seres queridos y la melancolía de que los vamos a extrañar un tiempo.
  • La seguridad y a la vez timidez de que vamos a hacer amigos nuevos.
  • La inspiración de saber que estamos cumpliendo con el sueño de vivir una experiencia que vamos a recordar por siempre.

Del otro lado de la frontera

Sigo en shock. Llámese emocional, cultural u otro término que queramos poner. Mis expectativas quedaron casi destruidas desde el momento que pisé el aeropuerto.

Para empezar, la perspectiva que tenía cuando decidí que quería ser voluntaria en otro país es totalmente diferente a la de hoy estando aquí y trabajando con 4 chicos que hablan diferentes idiomas y con niños de primaria de un entorno distinto. Juraba que sería fácil y hasta aburrido, que tal vez me arrepentiría. No esperaba mucho de un voluntario de 6 semanas. Tenía una idea de qué hacer en cada clase, qué enseñar y cómo, casi como en las películas cuando ves al profesor llegar y escribir grande el título en la pizarra y empezar el debate. Había ideado mi rutina, qué lugares iba visitar, qué iba probar, cómo iba a vestirme, con quién hablaría y una idea de la clase de personas con las que iba a andar.

Ahora que estoy aquí, ninguna de esas ideas parece cercana. Cuando vives algo como esto, toda perspectiva que tuviste antes es nada comparada a la realidad. No hay nada que se pueda asemejar a cada sonrisa de los niños cuando podían aprender algo nuevo y mucho menos nada que te prepare para decirles adiós. Incluso aquellas tardes en las que iba por café y terminaba conversando con otras personas sobre cómo llegué ahí, ver su asombro sobre mi historia y mi propio país son inimaginables. No hubiera pensado nunca tampoco que podría estar hasta feliz de haberme quedado sin batería y Google Maps, pues así pude contar con el apoyo de otras personas que me ayudaron a encontrar la forma de llegar a mi destino y me permitieron disfrutar de hermosos paisajes que no encuentras ni en la mejor agencia de viajes. Es indescriptible además lo mucho que valoro ahora cada caminata con mis nuevos amigos, cada “gracias” que pude escuchar, cada “yo de grande quiero ser como usted” de los niños, e incluso de los “no, joven, acá no es así”.

Y en realidad, puedo seguir contándoles todas las veces que cambié de perspectiva, pueden intentar imaginarse lo que sigue… o pueden empezar a cambiar la suya.

 

Paola, de Puerto Rico
Proyecto “Doctor Sonrisas”, en Chiclayo – Perú

La mejor experiencia de tu vida puede repetirse

En el transcurso de nuestras vidas tendremos la gran interrogante “salir o no del país”, ya sea para estudiar, trabajar, realizar prácticas o hacer un voluntariado. Decidir hacer un intercambio con AIESEC sacudirá tu vida y no serás el mismo cuando regreses.

La experiencia es única, pero llega a ser tan sorprendente, que no hay primera sin segunda. Carolina Morales, estudiante de la universidad Pacífico, realizó dos intercambios con AIESEC. El primero en el 2015 y luego en el 2017, yendo en ambas oportunidades a Argentina.

¿Qué fue lo que te motivó a irte de intercambio la primera vez? ¿Cumplió tus expectativas?

Carolina: Cuando tomé la decisión de viajar a Argentina para vivir un intercambio de voluntariado por AIESEC, yo ya pertenecía a la organización. Por esta razón, pensaba tener una idea de todo lo que me esperaba. Un shock cultural con las costumbres argentinas, hacer amigos de otras partes del mundo, convivir con una familia diferente a la mía y tener la oportunidad de ser voluntaria de un mismo proyecto por 6 semanas. También era consciente que tenía que dejar en Lima un trabajo, estudios de un ciclo de verano y mi familia y amigos por el tiempo que me fuera. Y sí, sucedió así, tuve que sacrificar algunas cosas para poder viajar, pero sinceramente habiendo cumplido la sexta semana desde que llegué a Bahía puedo decir que valió totalmente la pena. Cada experiencia vivida, logró sacar una mejor versión de mí. Estoy muy segura que la Carolina que viajó, no es la misma Carolina que regresó. Soy una mejor versión, con nuevas ideas, con cada vez más ganas de hacer algo positivo por la sociedad, con muchísimas más ganas de volver a viajar y que ahora no solo deja a grandes personas en Argentina, sino hermanos en muchas partes del mundo”.

Es increíble lo que comentas, poder ver el impacto que puede ganar uno mismo. ¿Y con respecto a tu segundo intercambio?

Carolina: Ese fue una experiencia diferente. Viajé a Argentina a impactar en un emprendimiento enfocado a la consultoría tecnológica, en el cual pude aprender y aportar de distintas maneras durante 8 semanas. Considero que fue una experiencia única que me permitió conocerme mucho a nivel personal y profesional y que, en definitiva, me abrió un mundo de oportunidades – e ideas – para ejercer mi carrera más adelante en un amplio campo internacional. Además, pude aportar al ecosistema emprendedor de la ciudad en la que me encontraba y a la empresa que me recibió. Fue sin duda una experiencia increíble que considero todos deberían tener la oportunidad de vivir alguna vez. Considero que tomar las dos experiencias son unas de las mejores decisiones de mi vida.

Cuando una experiencia te permite crecer como persona y conectar ese desarrollo con el que buscas generar, ¡una vez no basta! Y así lo demuestra Carolina, pero también muchos otros jóvenes que han vivido estos intercambios.

¿Te animas a alcanzar tu mejor versión y ser parte del cambio? ¡Todo cambio empieza en uno mismo! Escribe tu propia historia de desarrollo.

¿Cuál es la ventaja de irte de voluntariado?

Participar como un voluntario en una causa social y/o humanitaria aporta un gran valor a los demás, pero también para uno mismo. Mediante el voluntariado nos ayudamos a nosotros mismos mientras que ayudamos a otros.

Lo cierto es que es difícil encontrar tiempo para los demás, con todo lo que tenemos que hacer día a día. Sin embargo, los beneficios del voluntariado son tan grandes para que merece la pena plantearse si de verdad no podemos dedicar un poco de tiempo a desarrollar una actividad en favor de los demás. El voluntariado es un camino en dos sentidos, porque te puede beneficiar a ti como a la causa en la que elijas para ayudar.

AIESEC

Ser parte de un voluntariado te brinda la oportunidad hacer nuevos amigos , ampliar tu red de contactos y fortalecer las relaciones existentes es comprometerse en una actividad junto con otros, compenetrarse ara juntos lograr un objetivo. El voluntariado es una manera de conocer gente nueva, quizá muchos de los cuales piensen de algún modo igual que tú, hecho por el cual se encontrarán reunidos, brindándote la oportunidad de practicar y desarrollar tus habilidades sociales, ya seas un poco tímido/a o reservado/a, debido a que de manera constante debes relacionarte con este equipo humano para realizar un trabajo en conjunto.

Hacer un voluntariado te brinda la oportunidad de mirar más allá de tus problemas, enfrentar realidades completamente diferentes a la tuya , te permite adentrarte en la vida de otros por un instante, te ayuda a ser más tolerante, generar ideas de impacto en beneficio de otros, te ayuda a salir de tu zona de confort, a desarrollar habilidades internas, a trabajar en equipo, a relacionarte con las personas que trabajan por una misma lucha, te ayuda a fortalecerte espiritualmente , sobre todo a entender que tus problemas no son el todo en este mundo , que existen muchas problema allá afuera y por ende personas que batallan por edificar un mundo mejor para los demás.

28110264634_04e530bcf6_o

Pero, ¿Por qué? ¿Qué me puede ofrecer el voluntariado para que merezca la pena quitarle tiempo a la rutina y a los quehaceres diarios?

Cuando decidí realizar un voluntariado internacional lo primero en que pensé fue en trabajar con niños, pues sería una gran oportunidad para ayudarlos a tener una visión diferente del mundo, compartir mi cultura y a la vez aprender de ellos. Cuando fui por primera vez a mi proyecto, la amabilidad de la gente y el cariño de los niños superó por completo mis expectativas, siento que ellos me enseñaron mucho más de lo que yo pude enseñarles. Fue una experiencia que no solo cambió mi vida, también amplió mi visión del mundo, definitivamente una de las mejores experiencias.

Testimonio Maricarmen Sosa. Giramundo – Fortaleza, Brazil.

Si deseas empezar a aplicar para oportunidades de voluntariado alrededor del mundo,

entra a este link: aiesec.pe/jovenes/voluntario/

28114332023_e7a90aee73_b

5 razones para amar el teatro que te encantarán

Isabelle Huppert, reconocida actriz  francesa de cine y teatro, quien ha participado en más de 100 películas, fue la encargada este año de pronunciar el discurso con el que cada año el Instituto Internacional de Teatro (IIT)  celebra esta fecha.

“El teatro representa para mí el otro en su diálogo y es la ausencia del odio. “Amistad entre los pueblos” – ahora, no sé mucho sobre lo que esto significa, pero creo en la comunidad, en la amistad entre espectadores y actores, en la unión duradera entre todos los personas que el teatro reúne – traductores, educadores, diseñadores de vestuario, artistas de escena, académicos, profesionales y audiencias. El teatro nos protege; nos da cobijo… Creo que el teatro nos ama… tanto como lo amamos nosotros”…

teatro

El Día Internacional del Teatro se celebra cada 27 de marzo desde 1961.

Pero, ¿qué es el teatro?, hoy en día  nos ofrece muchas alternativas no solo recreativas, sin embargo,  se enfrenta de manera constante a diversos estereotipos y prejuicios, que lo encasillan como si solo de un pasatiempo se tratase. No obstante, el teatro es importante por muchas razones y a propósito del  Día Internacional del Teatro, queremos exponerlas.

Históricamente importante

El teatro es una de las expresiones culturales más importantes y antiguas del mundo, tiene una crucial importancia en la historia de la  antigua Grecia, cuna de los más destacados pensadores,  dejando obras inmortales que han trascendido hasta nuestros días y que aún continúan vigentes,  tal es el caso de  Edipo rey , Medea, La Iliada, entre otros.

En constante evolución

Desde entonces,  ha ido variando de forma según las tendencias de cada época,  hoy en día el teatro no tiene limites en lo que respecta a su contenido y la forma en la que se expresa. Desde Sófocles, pasando por Moliere, Shakespeare, Bertolt Brecht, Anton Chejov, Miguel de Unamuno hasta dramaturgos  peruanos  como Salazar Bondy y  Mariana Silva, el teatro ha demostrado que puede salir airoso al tiempo, adaptarse a múltiples enfoques y realidades, no siendo por esto menos apreciado  o fascinante.

Wendy Ramos en  la obra Cuerda

Esencialmente humano

Este arte refleja los más complejos y fundamentales cuestionamientos que el ser humano a lo largo de su existencia se plantea: mortalidad, trascendencia, amor, belleza, miedo; ideas y emociones tan diversas que al fin y al cabo son parte de lo que somos. En cierto modo el teatro, al igual que todas las artes, sirve de mucho para enfrentar nuestros miedos al darles forma, rostro y hacerlos nuestros, encontrando en ellos algo reconfortante y digno de admiración, cuando se encuentran en las tablas.

Inspiración de muchos

El teatro al ser un arte antiguo ha sido la decisiva inspiración para hacer que su impacto trascienda  hacia otras fronteras, sentando las bases para el cine, la televisión y todo tipo de filmografía, que en el fondo poseen una esencia íntimamente teatral.

Poderosa herramienta educativa

En el ámbito educativo  representa el mejor medio para la formación de las personas,  ya sea como actor, dramaturgo o meramente como espectador; además que complementa de manera importante la educación,  mediante este no solo se educa a los más pequeños, si no que también ofrece distintas alternativas que brindan una experiencia al alcance de todas las edades. Del mismo modo el teatro, como alumnos, nos permite conocernos, explorar nuestros miedos con gracia, expresarnos sin miedo y reírnos de nosotros mismos.

El teatro nos permite reírnos de nosotros mismos.

El teatro nos permite reírnos de nosotros mismos.

Parte de nosotros

Actualmente, AIESEC ofrece a nivel mundial, veintitrés oportunidades de voluntariado abocadas únicamente al teatro, porqué como organización que desarrolla el liderazgo comprendemos su importancia, del mismo modo existe a nivel nacional un programa llamado Doctor Sonrisas que posee entre su cronograma un espacio para este arte.

Al no brindarle la importancia que necesita se pierde una poderosa herramienta para concientizar naciones, tomar conciencia sobre las grandes problemáticas que aquejan al mundo y conocernos más a nosotros mismos, por ello no perdamos la oportunidad de celebrar esta importante fecha, de ser parte del gran movimiento que los actores realizan y seamos parte de esa frescura, picardía y  misterio  que el teatro representa.

“Viajar y ser voluntario no es solo una experiencia, sino un modo de ver la vida”

Haber viajado como voluntario, haber conocido a otras personas, no es solo una experiencia, sino un modo diferente de ver la vida y el mundo. Te enfrentas el reto de explorar lugares desconocidos y conocer grandiosas personas extrañas que formarán parte de tu vida.

Jorge Melchor2

Aunque no lo quieras reconocer recordarlos siempre te sacarán una sonrisa. Mis mejores recuerdos son de quienes estuvieron conmigo para apoyarme. Mis amigos en el extranjero me hicieron crecer personal y profesionalmente. Por ellos valió lo todo.

Jorge Melchor1

Mi proyecto se basó en enseñar a chavas de cuarto de secundaria los talleres de AutoCAD y Electricidad Industrial, temas que domino por mi carrera profesional. Me divertía enseñando incluso tuve la confianza de conocer algunas historias y la confianza de mostrarles parte de mi vida. Lo mejor fue cuando todo ese esfuerzo quedó demostrado en el Día del Logro, donde las alumnas mostraron todo su aprendizaje y su esfuerzo.

Jorge Melchor3

El día mas triste fue cuando me tuve que despedir de todos, incluso me preguntaron si estarìa en los próximos talleres pero no fue asì, conocì a gran parte del equipo de AIESEC de la universidad Católica y otras universidades.

Jorge Melchor5

Abandoné un trabajo por viajar. Todos los días platico con algunas alumnas esperando regresar un día al lugar que llamé mi hogar. A quienes me hospedaron también los extraño. Solo puedo decir GRACIAS. Esta es mi historia 2017 y tú también puedes escribir la tuya.

Soy Jorge Melchor.

Estoy disfrutando de enseñarle a los jóvenes italianos a debatir y hacer algo por la sociedad

Esta experiencia está siendo una de las mejores que tuve en mi vida. Yo me arriesgué a realizar un proyecto que me sacara completamente de mi zona confort y fue así que termine en Italia. No sabía italiano por lo cual tenía miedo, pero aun así decidí aventurarme ya que sí manejaba el inglés. Ya me encuentro en este hermoso país y no me arrepiento ni por un segundo de la decisión de arriesgarme.

16325403_10154542843863347_304246423_o

Con este viaje de impacto estoy aprendiendo tanto de mi misma y de lo que puedo lograr. Estoy disfrutando de enseñarle a los jóvenes italianos a debatir y hacer algo por la sociedad de hoy así sea con pequeñas acciones. Eso me gusta porque jamás me imaginé poder lograrlo. Además Italia es un país de ensueño. Es mucho mejor de lo que algún día imaginé, pues tener la oportunidad que conocer este gran país junto con la realización de mi proyecto es una oportunidad única.

16325790_10154542845198347_791183994_o

Mejoré mi inglés, he conocido personas de otros países que estoy segura serán amigos para toda la vida y a una nueva familia que me trata como una hija más. En definitiva haber viajado con AIESEC fue una de las mejores decisiones de mi vida. Es una experiencia que me quedará para siempre. La recomiendo una y mil veces más porque en definitiva al terminar esta experiencia serás nueva persona. Soy Xiomara León y esta es mi historia 2017.

¿Deseas vivir una historia como esta?

“Las jóvenes nos llenaban de ganas de vivir a pesar de lo que habían vivido.”

Soy María Fernanda Leal Quintero tengo 20 años y estudio medicina en México, Puebla. Éstas vacaciones de diciembre decidí hacer algo diferente viajando a Lima, Perú para realizar un voluntariado en el proyecto de EMPOWER.

aiesec6

“Nos llenaban de ganas de vivir a pesar de lo que habían vivido.”

Participé en CEDETEP, un centro de madres adolescentes, el cual ayudaba a jóvenes de 13 a 17 años las cuales fueron víctimas de violencia sexual. Estas jóvenes vivían en el centro con sus bebés y donde se les enseñaba una carrera técnica para que puedan conseguir trabajo y salir adelante fuera del centro.
No me importaba tomar 3 buses y el tren durante 2 horas diarias para poder llegar a Villa María del Triunfo porque las niñas nos recibían con alegría y nos llenaban de energía y ganas de vivir, siempre con una sonrisa a pesar de la situación que habían vivido. A estas valientes mujeres las llevo en mi corazón para siempre.

aiesec5

“¿Qué mejor forma de viajar ayudando a los demás?”

Éstas 6 semanas cambiaron mi vida por completo. Aprendí sobre los derechos humanos, equidad de género, nuevas culturas y además me sirvió mucho para conocerme a mí misma. Conocí a gente increíble que hoy puedo llamar amigos. Viajar es invertir en los mejores recuerdos y ¿qué mejor forma de viajar ayudando a los demás? El mundo necesita más gente, especialmente jóvenes, que se atrevan a vivir esta experiencia y dejar un granito de arena para hacer un cambio global. Esta es mi historia 2017.

Joven peruano, ¿deseas compartir tu historia de impacto en otro país? ¡Escribe tu historia aquí.