Lograr la paz ¿Una meta alcanzable?

En nuestra entrada previa estuvimos hablando sobre varios temas, como la paz, el origen de AIESEC y nuestra historia como organización, desde las primeras reuniones de los 7 jóvenes luego de la Segunda Guerra Mundial, pasando por los primeros congresos internacionales y como de 89 experiencias de intercambio dimos el gran salto hasta lograr más de 2000 jóvenes impactados por nuestra misión de entendimiento, desarrollo y paz. En esta entrada continuaremos avanzando en nuestra historia, mostrándoles el impacto que estos 7 jóvenes llegaron a tener en el resto del mundo.

Si quieres leer la primera parte puedes encontrarla aquí. 

AIESEC después de 40 años ¿Cómo cambió nuestro impacto?

Poco a poco, mediante el arduo esfuerzo de los miembros de  AIESEC, la organización comenzó a expandirse, queriendo llevar esta meta de “Paz y pleno desarrollo del potencial humano” a más partes del mundo y el primer paso para ello fue cruzar el Atlántico y alcanzar el nuevo continente.

Llegar a los Estados Unidos fue el primero de muchos saltos internacionales que tuvimos como entidad, fomentando así que se diera el primer congreso internacional fuera de Europa como se mencionó en la entrada previa, e incluso los delegados fueron recibidos en la Casa Blanca por el propio John F. Kennedy.

En esta década, cambiamos un poco nuestro modo de trabajar, dividendo nuestros intercambios según su duración, con el fin de poder beneficiar también a los estudiantes graduados y darles oportunidades que les permitan mayor espacio de desarrollo, esto se tradujo en la creación del Programa de Entrenamiento de la Escuela de Verano de AIESEC en 11 países distintos y que permitía a los jóvenes desarrollarse juntos en un ambiente único para su campo de estudios. Junto con este se desarrollaron las pasantías “cortas” (2 a 3 meses y medio) y las “largas” (más de 3 meses y medio) y así llevar a los pasantes a compañías multinacionales y que estos tuviesen entrenamiento para sus operaciones a nivel nacional e internacional.

Pero no solo nos limitamos a Estados Unidos; Venezuela y Colombia fueron los primeros países en ingresar a AIESEC y ayudar a constituir la región de Américas que a futuro sería una de las más grandes en cuanto a impacto debido a sus naciones en vías de desarrollo y a las grandes capacidades de su población.

Luego se vino otro gran paso para la organización: la inclusión de Asia y Australia, globalizando por completo a AIESEC y llevando nuestro impacto a más de 4000 jóvenes.

Pero cuando hablamos de paz y cooperación internacional no podemos obviar el contexto de estos tiempos, la Guerra Fría todavía mantenía una hostilidad entre la unión soviética y el resto del mundo, sin mencionar el resentimiento hacia las naciones involucradas directamente con la Segunda Guerra Mundial. Una de las formas en las cuales AIESEC hizo la diferencia en esta situación fue el ingreso de Alemania del Este a la asociación, seguidamente de la República Socialista de Checoslovaquia, Japón y otros más.

Muro de Berlin, 1989

Esta búsqueda de la unidad se vio reforzada cuando en 1989 el Muro de Berlín finalmente cayó y permitió a Europa reencontrarse con su otra mitad y esto llevó a romper marcas históricas con los más de 7000 intercambios efectuados a nivel internacional por AIESEC.

Otro gran hito

Como toda organización, no nos fue ajena la revolución tecnológica, como una organización juvenil, no podíamos evitar implementarla. Y así fue como en 1984 se implementaron las computadoras en AIESEC con la ayuda del Citibank para mejorar nuestros procesos y acercarnos más a la juventud.

Nos renovamos de usar carpetas de colores con la información de los intercambistas y de las oportunidades, que solo se podían aprobar anualmente cada vez que los presidentes nacionales de AIESEC se encontraban en su congreso internacional.

Aunque cabe admitir que el sistema en su inicio no fue perfecto (las máquinas de ese tiempo no lo permitían tampoco), requerían de programadores a tiempo completo, costosos Faxes y su lento procesamiento evitaba que el 40% de las personas aprobadas pudiesen realizar su experiencia. Todo esto cambió cuando la PC (Personal Computer) apareció en el mundo y el procesamiento de cada acción se redujo de días a horas y se pudo implementar la web de www.aiesec.org en los 70 países que en ese momento conformaban AIESEC.

Llegando a los 90’s, el foco de la organización se centró en la experiencia de AIESEC, buscando que los miembros de todo el mundo pudiesen conectar más con las metas de AIESEC y se viesen cada vez más comprometidos con el desarrollo de su propio liderazgo como base para desarrollar el de los demás, esto siendo el principal impulso para que más miembros tomasen la experiencia de intercambio y esto permitiese mejorar e implementar la calidad de las experiencias.

Otro punto importante es la relevancia que ganó la organización a nivel internacional, teniendo asistentes en las conferencias de las Naciones Unidas como representantes globales de la juventud, lo que nos permitió redefinir nuestra forma de trabajo y de impacto con los jóvenes.

Se comenzó a plantear visiones a mediano plazo, como “AIESEC 2010” para direccionar las estrategias a nivel global, ya contando con más países de forma activa y buscando la implementación de nuevas expansiones para llevar nuestro desarrollo del liderazgo a nuevas fronteras.

La otra semana publicaremos la tercera y última parte de este artículo en nuestro Blog, donde hablaremos de los 2000’s, la gran expansión de AIESEC y la evolución de nuestra organización hasta el presente.

Puedes formar parte del programa Talento Global de AIESEC, programa que te permitirá tomar una pasantía internacional donde potenciarás tu desarrollo profesional y personal.

Autor: Karol Feria

Lograr la paz ¿Mito o realidad?

En el mundo de hoy, tenemos distintas maneras de definir la paz, ya sea como el estado opuesto a la guerra, al acuerdo alcanzado entre naciones para finalizar un conflicto o como un estado de no violencia.

Pero, hay una versión distinta que nos dejó John F. Kennedy, una que habla de una paz distinta “una paz genuina, que hace la vida en la tierra realmente valiosa, del tipo de paz que le permite a los hombres y a las naciones crecer y tener esperanza para construir un mejor futuro para sus hijos” –JFK Washington, D.C. junio 10, 1963-  en lo personal, esta es mi definición predilecta, se basa en ir más allá de la carencia de conflicto, de buscar una verdadera armonía entre las personas y las naciones, para tener una verdadera calidad de vida.

Más, por mucho que nos guste hablar de paz, no todas las personas la conocen y la viven, hoy en día incluso después de dos guerras mundiales, aún podemos ver países en conflicto, aún hay personas que son abusadas, violentadas e ignoradas.

Esto nos lleva a un punto de inflexión ¿Qué podemos hacer para lograr la paz genuina?

En los momentos más difíciles de la humanidad, todos ponen su granito de arena para lograr este único y tan necesario objetivo que es la concordia. Desde las personas comunes, las instituciones, las organizaciones e incluso los gobiernos todos trabajando de forma sinérgica, esto ha permitido a la humanidad detener los grandes conflictos que hemos vivido a través de la historia.

Más allá de la importancia de la paz, tenemos que plantearnos acciones que respalden nuestros deseos; acciones que trasciendan a pesar de la complejidad del objetivo y vayan más allá de ese estado de no-guerra, de forma tal que se entienda los orígenes de los conflictos previos y se pueda hacer algo más que reaccionar: prevenir.

Uno de los ejemplos más grandes del potencial de la humanidad para mi es la Segunda Guerra Mundial, el conflicto más grande que la humanidad haya visto hasta ahora y que en todo este tiempo, todavía alberga secretos y genera debate sobre que la originó, algunos culpan a la academia de arte que rechazó a Adolf Hitler, otros al ataque del Pearl Harbor, etc. Uno de los verdaderos detonantes fue la falta de entendimiento, entre personas, culturas y países, hubo un verdadero empecinamiento en cuanto a la postura e ideas de cada individuo y un verdadero atropello a la tolerancia, es esta actitud lo que puede llegar a generar conflictos similares, cuando decidimos actuar como estos malos líderes del pasado y censuramos e inclusive atacamos a los demás por desagrado a sus diferencias, a sus pensamientos y nos rodeamos de un sentimiento de superioridad injustificado e innecesario; es ahí cuando nos volvemos similares a esos malos líderes que en algún momento nos robaron la armonía, la felicidad, la juventud, la paz y la vida incluso.

Pero no todo fue completamente negativo en ese tiempo, ya en ese entonces, jóvenes de distintas procedencias ya luchaban en contra de la intolerancia y la segregación desde sus facultades, otros desde los frentes, algunos desde los podios y otros frente a sus naciones, con la fuerte voluntad de terminar con otra guerra que no tendría sino, un resultado más destructivo que su antecesora.

De esta voluntad común surgió una organización de jóvenes allá por 1948, luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial y en los inicios de la Guerra Fría; 7 jóvenes de distintas nacionalidades europeas decidieron fundar AIESEC, teniendo una visión de amistad y unión, con el deseo de ver una Europa unificada y con un mayor entendimiento intercultural, todo esto debido al contexto social, político y económico que vivía el continente en esa década. Por ello hicieron que “expandir el entendimiento de una nación, expandiendo el entendimiento de sus individuos, cambiando el mundo una persona a la vez” fuese su principal misión.

Esta misión se vio ejecutada en forma de intercambios internacionales, intercambios en distintos países que permitieran a los jóvenes estudiantes “conocer un país ajeno, su vida política y económica, estudiar su organización industrial y comercial y visitar compañías.” Esto debido a que los fundadores habían podido experimentar intercambios por sí mismos y pudieron entender cómo estos amplían el entendimiento y clarifican la visión global de las personas.

Nuestro primer impacto

Estocolmo, Suecia. 1949, primer congreso internacional de AIESEC

Como resultado de esta visión, AIESEC lanzó su primera propuesta para los jóvenes, llegando a 89 estudiantes en su primer año mediante el Congreso de Estocolmo, que fue el primero de varios tipos de intercambio; en este mismo se sentaron las bases de AIESEC ya no solo para Europa sino también para empezar un proceso de expansión global.

Luego establecieron el Programa Temático Internacional, los intercambios como Traineeships y las pasantías profesionales, esto permitió que en 1955 se sobrepase la cantidad de 1000 intercambios y se empezase un crecimiento disruptivo tal, que llevó a AIESEC a una escala global incorporando países como Turquía, Venezuela, Australia, Alemania, Japón, Corea, y varios otros; con esto llegamos a más de 4 mil jóvenes en 1969, y se alcanzó a grandes personalidades del siglo pasado como el Papa Pablo VI, el presidente J. F. Kennedy (quien fue partícipe del primer congreso internacional fuera de Europa, en los EEUU) entre otros más.

Pronto continuaremos publicando este pequeño resumen de nuestra historia, que podrás encontrar en este Blog

Puedes formar parte del programa Talento Global de AIESEC, programa que te permitirá tomar una pasantía internacional donde potenciarás tu desarrollo profesional y personal.

 

Autor: Karol Feria

¿Por qué no mejora la educación en América Latina?

Existe una frase de Mark Twain, célebre escritor inglés, acerca de la educación: “La educación consta sobre todo lo que hemos desaprendido” y esto es fundamental para entender las falencias que hoy por hoy la educación posee, dado que las brechas de desigualdad social, económica, entre otros, abren zanjas y abismos  que podrían parecernos insalvables, sobre todo por lo geográficamente distante que puede encontrarse un alumno dispuesto a aprender con respecto a un docente que desea enseñar sin embargo hay que ver más allá de eso y enfocarnos en lo más importantes, ¿qué se enseña?, ¿qué hay que desaprender? y ¿por qué?.

ODS Nº 4: Educación de calidad y para todos

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU es el referido a una Educación de Calidad, como sabemos la educación es uno de los pilares fundamentales para mejorar nuestra vida, tener una perspectiva distinta y poder, de manera constate, hacer algo por la humanidad y los congéneres que la conforman.

La educación no es solo un cincel para formar una vida es también un eslabón para reducir desigualdades y buscar el desarrollo de herramientas y soluciones innovadoras.  En ese sentido debería de prestarse una atención permanente a las problemáticas que la rodean, hoy por hoy educar en regiones como Latinoamérica representa un gran desafío.

En América Latina actualmente más de 265 millones de niños y niñas no están escolarizados y el 22% de estos están en edad de asistir a la escuela primaria. Del mismo modo existe una falencia en lo que a conocimientos de lenguaje y matemáticas refiere. En la última década, se han producido importantes avances con relación a la mejora del acceso a la educación  y el aumento  en las tasas de escolarización, sobre todo, en el caso de las mujeres y las niñas. También se ha mejorado en gran medida el nivel mínimo de alfabetización. Sin embargo, es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir mayores avances para alcanzar los objetivos de la educación universal.

“617 millones de jóvenes en el mundo carecen de los conocimientos básicos en aritmética y de un nivel mínimo de alfabetización”

El papel del docente

Los profesores de América Latina ganan menos que otros profesionales aproximadamente ganan un 76% con respecto a otras carreras, si a esto le sumamos las horas de trabajo y las horas que se invierten en preparar una clase es natural que muchos de los profesores con los que nos hemos topado a lo largo de nuestra vida en las aulas nos hayan parecido personas desapasionadas e incluso autómatas  y es aquí donde nos damos cuenta del fundamental rol que cumple la pasión (que debería) con cada paso que demos en clases y fuera de estas.

Los sistemas educativos de América Latina han vivido durante las últimas décadas procesos reformistas importantes alimentados por ideologías de índole distinta, muchas de las cuales no se han preocupado por el bienestar del sistema educativo o no han sabido implementarse de manera adecuada. Procesos que siempre han generado expectativas superiores a los resultados realmente obtenidos y, como consecuencia de ello, han provocado no pocas frustraciones y retrocesos. A partir de esto es importante entender que la educación de calidad no es una utopía, no obstante demanda un inversión importante en todos los aspectos, inversión que debería ante todo ser de interés colectivo y  propiciarse a través de talleres y voluntariados no vistos como excepciones, sino concebidos como un estilo de vida implementado a grandes escalas.

¿Qué enseñar?

Más allá del qué en la Educación es importante ver el cómo, podría sonar trillado pero una educación de calidad debe indudablemente ir de la mano de un compromiso apasionado por parte del docente y todo el sistema educativo.

La Educación es  una asignatura pendiente para cada país en América Latina, dado que los índices educativos no son los óptimos en determinadas naciones a diferencia de naciones como Finlandia que poseen una metodología educativa tan eficaz que ha dado la vuelta al mundo, pero más que todo por que la educación en Finlandia es ante todo un estilo de vida, una visión del mundo y una decisión puesta en acción.

Entonces, ¿qué hacer?, en primer lugar entender lo flexible que puede ser la educación, cuando nos comprometemos con esta y cómo educarnos a nosotros mismos puede empezar desde pequeñas acciones como apagar el televisor y comenzar a mirar lo que nos rodea con verídica atención. Somos seres sociales, más también impresionables, no dejemos que la facilidad con la que podemos encender el ordenador o abrir una aplicación nos aleje de lo más importante el poder conocernos e interpretar el mundo que nos rodea, el apreciar el momento vivido y poder beneficiar a los otros a través del potencial que poseemos.

Sé un voluntario

En ese sentido debemos comprender que la enseñanza si bien es compromiso y pasión, es algo que podemos llegar a experimentar todos, mientras tengamos la disposición por enseñar algo y poder cambiar tal realidad.

AIESEC Perú posee a través de su programa Voluntario Global más de una opción de voluntariado con el que se puede enseñar, aprender e impactar especialmente en la región latinoamericana, podemos compartir el cómo somos  y aprender a través de un idioma, acerca de la tolerancia, el cambio y sobre todo lo importante que es la acción más que las palabras.

Sé un voluntario por el mundo inscribiéndote en: www.aiesec.pe/voluntario-global/

Autor: Luisa Calderon

Tomar un voluntariado es ir más de allá de nuestro confort

¿Cómo va tu experiencia? Una pregunta recurrente para mí y sin embargo sumamente importante, tanto que al momento de conocer a Alexander no pude evitar empezar con ella; hay una infinidad de emociones, vivencias, choques y aprendizajes detrás de una experiencia de voluntariado internacional que uno no puede evitar al momento de hablar de su experiencia, esos pequeños detalles sobre la comida, las personas, el transporte y el trabajo hacen a cada voluntariado distinto y enriquecedor.

Alexander lleva ya un tiempo trabajando como voluntario en el proyecto SMART, proyecto donde tiene la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos profesionales para crear programas que ayuden a mejorar comunidades, el proyecto se lleva a cabo en la ciudad de Santa María, en el estado de Rio Grande do Sul, al sur del variopinto y multicultural país de Brasil. A cientos de kilómetros de casa, en un lugar donde el español se siente tan cercano y a la vez lejano se encuentra siendo partícipe de todo un impacto social en la vida de los santamarienses.

 

Un poco sobre Alexander

Alexander Quevedo es un joven chiclayano, de unos 25 años, titulado en ingeniería industrial }y con muchos deseos de conocer el mundo antes de empezar su vida profesional y sumergirse en el complejo mundo del ámbito laboral. He ahí sus grandes ganas de viajar a uno de los países con mayor diversidad cultural del mundo, sino también ser un voluntario internacional y tener la oportunidad de desarrollar más su lado humano y poder expandir su pensamiento de una forma más global; por ello él se considera parte de este gran movimiento que genera y desarrolla a los líderes que trabajarán por un mundo.mejor

 

¿Por qué Brasil y por qué tomar un voluntariado internacional?

Habiendo conocido tantos brasileños en mi vida y con unas ganas de visitar el país yo misma decidí preguntarle las razones por las cuales se decidió por Brasil, Alexander me comentó como deseaba poder trabajar haciendo un impacto social, por ello decidió tomar uno de nuestros voluntariados internacionales a la ciudad de Santa María, conocida también como una de las ciudades universitarias más grandes de Brasil y también como un lugar sumamente diverso, cuyas raíces no son solo indígenas y portuguesas, también son alemanas e italianas; eso se puede ver reflejado en sus danzas y sus comidas. Es difícil no imaginar porque Alexander se vio tan atraído hacia esa ciudad, con una población tan variada y una cultura tan mixturada como suelen decir los brasileños.

Otra de las grandes razones por las cuales Alex decidió ir a Brasil fue por su experiencia como Familia Global, programa que te da la oportunidad de hospedar por 6 semanas a un voluntario internacional, el haber convivido con muchos brasileños fue aquello que le dio a Alexander el “bichito” de conocer Brasil.

Alexander decidió trabajar en el proyecto SMART, un proyecto dedicado al mejoramiento del marketing y la administración de las ONGs, una gran forma no solo de apoyar y maximizar el impacto de estas organizaciones sociales y del mismo modo poder potenciar el conocimiento adquirido de su carrera, un balance perfecto para un joven que acaba de terminar con su periodo universitario.

¿Qué te impactó más sobre Santa María?

“Una de las cosas que vi en Santa María que me impactó fue el tránsito, el tránsito aquí es muy ordenado, nadie toca mucho el claxon y la gente respeta un poco más al peatón […] otro aspecto fue la diferencia horaria, hay tres horas de diferencia con Perú y aquí anochece mucho más tarde, como a las nueve de la noche, a diferencia de lo que estoy acostumbrado, que es entre las seis o siete de la tarde […] en las casas, sobre todo en las casas de pueblo tienen un campo de grass antes de entrar a la casa y para que puedas llamar a los habitantes, no tocas la puerta, sino aplaudes para llamar su atención y que puedan salir a recibirte, eso me pareció muy extraño y a su vez interesante. En cuanto a la comida no he tenido tanto choque, hay carne, arroz, frijoles, todo; aunque aquí en Santa María comen mucha carne, y yo estoy acostumbrado a comer pez, debido a que soy de Chiclayo, eso se siente un poco extraño, que no haya pez en las comidas, pero igual la comida aquí es muy buena, me gusta mucho la comida […] las tiendas aquí cierran a eso de las siete de la noche, muy diferente que en Perú donde cierran a las nueve o diez. Y claro, el idioma también forma parte de este choque cultural, pero ¡hasta ahora va todo muy bien!”

Todo empezó con AIESEC

Su relación con AIESEC existió desde 2014, cuando decidió ingresar al comité local de Chiclayo debido a su universidad, donde sus amigos decidieron presentarle AIESEC desde entonces continúa viviendo la experiencia desde distintos ángulos durante sus más de tres años formando parte de la organización. Uno de los puntos más grandes de su carrera AIESECa fue el tomar puestos de liderazgo; lograr ser vicepresidente del área de Talento Humano y posteriormente se acercó a los intercambios más a fondo cuando obtuvo el rol de vicepresidente de intercambios sociales salientes, área responsable de reclutar peruanos que estén decididos a tomar un voluntariado internacional,

Una de las cosas que uno escucha con frecuencia cuando es parte de AIESEC es: y tú, ¿cuándo te vas de intercambio? y es que tomar un intercambio supone un punto de quiebre y un cambio sobre nuestras vidas, es ir más allá de nuestra comodidad y eso es algo que Alexander actualmente puede decir que está vivenciando día tras día en Santa María.

Si quieres vivir un voluntariado internacional como la de Alexander, ingresa a https://aiesec.pe/voluntario-global/ ,una vivencia internacional está esperando por ti ✈ 🌎.

 

Autor: Alejandra Feria

Es más que vivir la experiencia

¡Hoy es el día!

Sí, amigos, este día tiene una vibra incesante. Desperté y empecé a leer historia de vida, de experiencias que marcan. Me encontré con una, particularmente, concisa y con conclusión. Aquí se las comparto:

“Durante 6 semanas estuve en Salvador, Bahia, Brasil. Estuve en el proyecto Planet Heroes donde puede desenvolverme trabajando en un grupo conformado por un chico de Marruecos y una chica de Alemania.”

Sí, los de la foto. Cada uno en modo “representing” de sus países. Acá viene la parte más interesante:

“Ésta experiencia me trajo muchos aprendizajes, uno de ellos es poder trabajar con niños, pensar como ellos puedan aprender de nosotros.
Nos propusimos muchas metas como grupo, primero que los niños puedan aprender inglés con nosotros, aprendan a tener cuidado sobre el medio ambiente y finalmente, que puedan hacer una promesa que tendrá un impacto positivo en la ciudad en donde vive. Estoy segura que si bien solo fuimos por 6 semanas, ellos se acordarán de la promesa que hicimos juntos.”

Sin duda, cada vez que vamos a hacer un voluntariado o una pasantia, nunca nos imaginamos lo que pueda causar en nosotros al final de la experiencia, y mucho menos lo que puede causar en otros. O que llegaremos a conclusiones como esta:

“Esta experiencia me ayudó a darme cuenta que era lo que quería hacer en un futuro y como yo podría aportar a mi sociedad en la que vivo.
Sin duda alguna, estas 7 semanas en Brasil fue la mejor experiencia en mi vida y volvería hacerlo mil veces más.”

Bueno, ahora dejo a pura decisión de ustedes si es que quieren vivir más que una experiencia.

Preguntas frecuentes sobre voluntario global

Decidir viajar a otro país a realizar un voluntariado es una experiencia increíble, pero genera muchas dudas, pero tranquilo nosotros estaremos contigo en tu experiencia. Aquí te aclararemos las más frecuentas y recuerda que un miembro de AIESEC velará porque tengas una experiencia, no te preocupes y ¡emporeda a otros!

¿Cuáles son los requisitos para tomar esta experiencia?

  • Tener entre 18 y 30 años
  • Nivel de inglés básico
  • Disponibilidad de viajar 6 semanas

 

¿Necesito cursar alguna carrera en específico?

No es necesario estar cursando en alguna institución de educación superior.  En nuestra plataforma encontrarás oportunidades para todas las carreras.

¿Recibiré una constancia?

Sí, otorgamos una constancia de participación y de ser necesario una carta para tu universidad.

¿Por qué debo pagar si es un voluntariado?

AIESEC en Perú es una organización sin fines de lucro. El pago realizado es para ser re invertido en proyectos en el país, desarrollo y capacitaciones de nuestra red de voluntarios; así como para cubrir los gastos en las actividades para nuestros participantes de intercambio:

  • Charla de Padres
    • Charla de Preparación
    • Charla de Reintegración
    • Mantenimiento de la plataforma

¿Qué gastos debo cubrir?

Deberás cubrir los costos del pasaje, seguro médico internacional, bolsa de viaje, así como otra documentación necesaria como la visa. En muchos de nuestros proyectos contamos con comidas al día y hospedaje.

¿Si no me aceptan en una oportunidad igual debo pagar?

El pago se realiza cuando eres aceptado en un proyecto. A tu correo te llegarán instrucciones para que entres a tu perfil del portal de oportunidades y firmes la carta de aceptación y el test de liderazgo. Una vez realizado esos pasos tienes 5 días para enviar tus documentos: Voucher de pago, convenio y DNI.

¿Qué cubre el programa?

Los proyectos ofrecen hospedaje en diferentes modalidades según la realidad del país: hostel, en una casa de familia, en el lugar dónde se realiza el proyecto o en un departamento con otros participantes. Esto se te informará máximo 1 semana antes de realizar tu viaje. Hay proyectos que otorgan otros beneficios como una comida al día, esto lo podrás ver en nuestro portal de oportunidades. Para aminorar los gastos, contamos con diferentes alianzas que ofrecen descuento a nuestros participantes.

Me inscribí hace 5 días o 1 semana y aún no tengo respuesta

Debes estar atento a tu correo, ya que toda la información y oportunidades te llegarán por ahí. Recuerda que para ser contactado por teléfono debes terminar de llenar tu perfil en nuestro portal de oportunidades, para que nuestro sistema pueda designarte una persona a cargo en 24 horas. Esto te permitirá ver los datos de tu asesor y tanto tú como él puedan estar en contacto.

El poder de emprender

¿Se han preguntado en qué preciso instante, entre locura, necesidad e ingenio un ser humano tuvo la idea de hacer una rueda, precisamente ese círculo? ¿Cómo es que exactamente supo que era esa forma?

Tal vez fue porque observo una naranja caer y rodar fácilmente. Y quizás después de eso dijo: “Bueno, si ella avanza así de fácil ¿por qué yo no?”. Quién sabe, puede que estaba cansado de cargar cosas, de llevarlas de una lado a otro, vio esa simplicidad y dijo: ¡Hagamos una “naranja”!

¿Loco, no? Pues es una manera de creativamente ver el inicio de una de las cosas más útiles que perduran hasta hoy. A mí, todo ese proceso, desde observar hasta descubrir-crear-hacer me gusta llamarlo emprendimiento.

Pero pensaran: ¡Ajá!, es lo que tú crees. 

Pues, y antes de seguir, guiémonos de Google:

Analicemos: Asumamos que sí, la actividad de hacer una rueda que resista el peso que deseaba cargar, fue difícil, contextualizando a las épocas, tallar una piedra así, debió requerir cierto es tiempo y esfuerzo. También tenía cierta importancia ( y la vemos hasta hoy). Ahora ya saben por que creo que la creación de la rueda, es lo que es.

Amigos, emprender, puede ser la cosa más fácil y difícil de nuestra vida. Sea la opción que sea para ti, es algo que debe ser un no negociable en tu vida. Osea, vamos, ¿estaríamos en donde estamos, con las cosas buenas que tenemos, si no fuera por eso? El simple hecho de que emprendas con algo pequeño, es algo muy grande.

Cuentas tu historia, te expresas, puedes ayudar a saciar necesidades y, un sin fin de cosas. No es locura, es lo más racional que puedes pensar. Y aveces no debes empezar desde 0. Hay oportunidades y personas al rededor del mundo que están esperando esa chispa que tú le puedas dar, con la que terminarás impactando una, dos, decenas o miles de vidas. Síguelas, no dejes que nada te pare.

Estás aquí solo para ser, sino también para hacer. Solo recuerda la rueda.

Dejen sus comentarios abajo

No dejes que te lo cuenten, vívelo tú

En la vida siempre se nos presentan oportunidades, pero depende de nosotros tomarlas o dejarlas ir, en ocasiones nos arrepentimos por haber perdido alguna, pero todo pasa por algo, por esa misma razón es que si un día alguien te propone viajar a otro país para impactar a otros, piensa dos veces antes de decir que no, porque te aseguro que es una experiencia inigualable.

Ya te hemos contado experiencias, pero como dicen que 2 es mejor que 1, nosotros siempre buscamos ir más allá de las fronteras por eso te presentamos no 1 sino a 3 personas que decidieron tomar el reto de realizar un voluntariado en otro país, jóvenes universitarios que decidieron darle un motivo a sus vidas personales y profesionales.

Alejandro Fernández viajó a Rio de Janeiro, Brasil, 2018

C: ¿Qué te motivó a irte de intercambio?

A: Tengo dos pasiones, ayudar a las personas y viajar, inicialmente yo tomé el programa por el precio, era accesible y costaba menos que irse por cuenta propia. En Brasil iba a enseñar español, iba a ser una experiencia nueva y me gustaba la idea.

C: ¿Eres el mismo Alejandro después de tu intercambio?

A: Definitivamente no, me ayudó en mi desarrollo personal, antes de la experiencia yo era una persona fría, pero en Brasil aprendí sobre la empatía y a demostrar afecto a las demás personas.

C: ¿Qué sigue después de tu intercambio?

A: No quería que acabara esta experiencia, descubrí todo el potencial que tenía así que cuando regresé a Perú me contacté con un miembro de AIESEC e ingresé a la organización, he aprendido mucho en toda esta experiencia, mi voluntariado en Brasil y mis actividades en AIESEC han impactado en mi vida personal y profesional, esto recién inicia.

C: ¿Volverías a tomar un programa de AIESEC?

A: Una y mil veces más, volvería a repetir esta experiencia, pero en otro país ya que hay un mundo por conocer.

C: ¿Qué le dirías a nuestros leyentes que desean irse de intercambio?

A: No se van a arrepentir, va a ser la mejor experiencia de su vida por no decir que marcará un antes y un después.

Jorge Ysla viajó a Cuiaba, Brasil, 2018

C: ¿Qué te motivó a irte de intercambio?

J: La incertidumbre, me hice dos preguntas: qué me esperará allá y qué voy a encontrar.

C: ¿Eres el mismo Jorge después de tu intercambio?

J: No, definitivamente no, he madurado y aprendido, ahora valoro más las cosas y he creado conciencia sobre esperar a que algo cambie, eso no pasará si yo no cambio primero y busco la mejor versión de mí.

C: ¿Qué sigue después de tu intercambio?

J: Cuando regresé a Perú me cambié de carrera, en Brasil me conocí y descubrí lo que realmente quería hacer. El próximo año tomaré otro programa de AIESEC.

C: ¿Qué le dirías a nuestros leyentes que desean irse de intercambio?

J: Arriésguense a tomar este programa, no se van a arrepentir, todo lo que vivas allá no se va a comparar con nada.

Así como ellos tú también puedes vivir una experiencia única, después de leer esta breve entrevista no te preguntas “¿por qué es tan impactante esta experiencia de voluntariado internacional?”, no podemos responderte esa pregunta, pero podemos demostrarte por qué es importante que todos lo hagan antes de los 29 años, no dejes que te lo cuenten, entra a www.aiesec.pe

El país más amigable con sus visitantes

Brasil es uno de los países latinoamericanos más visitados por los turistas. Sin embargo, los extranjeros encuentran allí no solamente sol, playa y carnaval, sino también costumbres y características que no han visto en otras partes del mundo.

 

Los brasileños son conocidos por ser abiertos, a veces algunas personas pueden sentir una cierta incomodidad cuando algún brasileño se acerca demasiado cerca para hablar, también saludan con uno o dos besos.

Si estás pensando en visitar Brasil te mencionamos 4 razones por las que los brasileños son amigables, en especial con los extranjeros.

  1. Las calles de Brasil no son un lugar tranquilo. Además de gente cantando, silbando o hablando, se escucha todo tipo de ruidos producidos por automóviles, vendedores ambulantes y gente alegre. Recuerda que si visitas un país debes disfrutar de todo lo que ese país tiene para ofrecerte, por eso solo disfruta.
  2. El sufijo diminutivo “-inho/inha” a menudo se usa después de los nombres o palabras en portugués para expresar cariño: bonitinha (bonita), obrigadinho (gracias), Renatinho (Ronaldo). Cuando regreses a casa te aseguro que llamarás a todos tus amigos con este sufijo.
  3. Los brasileños son muy cariñosos a la hora de mostrar sus sentimientos hacia su pareja. Se puede ver a enamorados besándose en medio de la calle, en el metro, en el parque o en cualquier otro lugar público, cualquier expresión de amor es bien recibida, no tienen temor a expresar lo que sienten.
  4. Cuando entras en una tienda en Brasil enseguida eres atendido por algún trabajador. Si es de ropa, zapatos y similar, incluso te dirá su nombre y se pondrá a tu disposición para lo que necesites. Si reciben con una sonrisa, sean atentos y ayudan a encontrar la talla que necesita el cliente, demuestra su buena actitud y su disposición para hacer bien su trabajo.

Si estás pensando en viajar a Brasil, te animamos a que lo hagas. ¡No lo pienses más! Ir a Brasil no solo te dará una perspectiva más amplia de diferentes cosas, sino también harás amigos para toda la vida. Pero espera, ¿qué pasaría si te digo que puedes ir a Brasil a impactar a personas, empresas, proyectos? ¿te animarías a tomar el reto? Entre a www.aiesec.pe y descubre cómo.

Enseñar para Inspirar

Esta es una carta de una amiga mía de México que quiero compartir con ustedes:

“Desde que regresé hace 2 días , he estado recorriendo pequeños pueblos en el interior de mi país. Las razones por las cuales viajé son muchas, pero ninguna se acercó a lo que aprendí y conocí. Mientras caminaba por el mercado hace unas horas- al que vine durante mi estadía aquí-, observé a unos niños que desde que llegué trataban de vender las mismas hortalizas.

Me acerqué solo por curiosidad. Ambos me observaron y empezaron a hablarme.

Era chol. Mi nivel para comunicarse en ese lenguaje era tan avanzado como mi español a 9 los meses. La reacción más lógica era sonreír, comprar, sonreír e irse. Pero, mi reacción fue distinta después de mi intercambio.

Me acerqué solo por curiosidad. Con señas les pedí que me contaran qué clase de hortaliza era una roja intensa que me llamó la atención. Ellos se sorprendieron y también con señas me empezaron a contar. Se lo tomaron muy en serio.

Me contaron las maravillosas costumbres, me señalaban caminos “mágicos”, bailes y palabras. Pero también me enteré en ese momento del vacío que sienten algunas tribus, y pueblos alejados, de algunos problemas y conflictos internos que han tomado víctimas, desplazamientos forzosos, de que por los cuales, estos pequeños estaban tratando de vender lo poco que les quedaba para poder moverse de ahí. Y no, no se iban sin un plan. Iban a seguir los pasos de su hermano mayor.

No me dijeron que era su hermano o que es lo que hacía (puedes imaginarlo), pero en nuestra “conversación” pude contarles que fue lo que yo logré hacer fuera de mi país y cómo llegué hasta ahí. Les enseñé fotos, y sus ojos brillaban como si estuvieran viendo estrellas, les enseñe unas palabras y cuentos simples, que para ellos era todo un regalo.

Luego de un rato más, decidí irme. Uno de los niños me abrazó y me dijo que él ya no quería ser como su hermano, que quería ser como yo.

Amiga, yo lo inspiré. O sea, yo. Lloré como una niña. En mi propio país pasaban cosas horribles, cosas tristes y yo lo ignoraba. Ese pueblo, esas costumbres habían sido mis raíces. Tuve que salir de aquí para regresar con valor para abrir los ojos y hacer algo por mi propio país.

Amiga mía, hoy descubrí, que voy a enseñar para inspirar.”