Me comí un arbol y planté una estufa

Si buscamos en la real academia de la lengua española, aire significa fluido que forma la atmósfera de la Tierra, es vital para la vida de todo ser vivo, sin embargo, la sociedad no toma conciencia de lo cuán importante es para nosotros. Nos dedicamos a mejorar nuestra calidad de vida sin medir las consecuencias, sin detenernos un minuto a pensar “¿esto daña al medio ambiente o no?”, somos egoístas al pensar que tenemos el pleno derecho de destruir nuestro hogar. Es probable estés leyendo este artículo por el confuso encabezado, explicando el título se puede entender la referencia de “me comí un árbol”, o sea “lo talé” y “planté una estufa”, me refiero a la contaminación doméstica, sí, puedes contaminar desde casa.

La contaminación del medioambiente es producida por agentes químicos, físicos o biológicos que alteran las características de la atmósfera. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), algunas de las fuentes comunes de contaminación son dispositivos de combustión domésticos como cocinas, vehículos motorizados, realización de actividades industriales e incendios forestales.

Una atmósfera contaminada daña la salud pública. La OMS señala que 4.3 millones de muertes ocurren cada año por exposición a contaminación del aire dentro del hogar, mientras que 3.7 millones de muertes se debe a contaminación atmosférica en espacios exteriores. La contaminación del aire afecta de manera especial a menores de 5 años y adultos entre 50 y 75 años, y a personas en situación de pobreza, siendo un factor de riesgo para enfermedades como cardiopatía isquémica, cerebrovasculares y neumonía. Además de la salud, la contaminación del aire repercute en el clima, la biodiversidad y la seguridad alimentaria, ponemos en peligro nuestra propia existencia.

La OMS comparó la calidad del aire de casi 3 mil ciudades en 103 países. El estudio Global Urban Ambient Air Pollution Database asegura que 80 por ciento de las personas que viven en una zona urbana respiran aire demasiado contaminado, publicó una lista de las 10 ciudades más contaminadas de América Latina.

  1. Santa Gertrudes, Brasil (95 u/m3 de PM10)
  2. Lima, Perú ( 88 u/m3 de PM10)
  3. Monterrey, México (86 u/m3 de PM10)
  4. La Paz, Bolivia (82 u/m3 de PM10)
  5. Toluca, México ( 80 u/m3 de PM10)
  6. San Salvador, El Salvador (77 u/m3 de PM10)
  7. Rancagua y Coyhaique, ambas en Chile (75 u/m3 de PM10)
  8. Santo Domingo, Ecuador y Cubatao, Brasil (69 u/m3 de PM10)
  9. Andacoyo, Chile (67 u/m3 de PM10)
  10. Santiago y Padre de las Casas, ambas en Chile (64 u/m3 de PM10)

Reducir la contaminación del aire es parte de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, como se establece en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº11 sobre ciudades y comunidades sostenibles. AIESEC es una organización que todo lo que hace, lo hace por una ODS, cada persona que acepta el reto pone su granito de arena en curar al planeta, ya que este necesita ser curado en diversas áreas. En los próximos 40 segundos imagina que esos “50 años para que el agua se acabe” o “70 años para que la capa de ozono se destruya”, sea mañana o el próximo mes, ¿terrible verdad?, entonces, qué harás para curar el planeta, ¿estás dispuesto a poner tu granito de arena? ¡tranquilo! Lo disfrutarás. Brasil, el país con la ciudad más contaminada necesita de personas como tú tomen el reto, ¿estás listo? Entra a aiesec.pe/voluntario-global/ y sé un voluntario internacional.

 

Autor: Camila Ponce

Ciudad del Cabo, la primera ciudad del mundo en quedarse sin agua

El agua es nuestra piedra angular por naturaleza,  fuente creadora de vida, origen y prolongación de nuestra existencia, no solo nosotros estamos compuestos mayormente por este líquido elemento sino también muchos de los elementos que nos rodean: ríos, lagos, mares, océanos y glaciares,  son sola la parte visible de la presencia del agua, pues, más allá de nuestros ojos en las empinadas e inhóspitas montañas el ciclo del agua empieza, un ciclo que es vital para nuestra supervivencia y el de toda especie en el planeta.

Tan fundamental en nuestra vida diaria, presente en cada instante de nuestro día a día, inmerso de manera tan enraizada en la rutina que es imposible imaginarnos el prescindir de esta: la primera ducha de la mañana, un café para el desayuno, lavarnos las manos a media tarde, cepillarnos los dientes antes de descansar, etc.   Sin embargo, ese mundo en el que tan preciado bien es negado es una realidad cercana e incluso palpable y es que el que no nos suceda a nosotros no significa que no pase.

Podemos soportar y con torpeza el corte inesperado del agua, podemos condolernos con nuestros hermanos de San Juan de Lurigancho, víctimas indudablemente de un sistema sin rostro que condena la falta pero no da soluciones inmediatas a sus problemas,  e incluso podemos tomar conciencia que en muchas parte del país y el mundo existen cortes programados, sequías implacables, plantas de tratamiento que son vitales, ríos y lagos contaminados de manera irreversible, entre otras noticias que, nos hacen apreciar tan fundamental recurso pero al igual que la cigarra de un famoso cuento olvidamos rápidamente tal hecho y continuamos cantando como si viviéramos en una eterna primavera reprochable hecho y garrafal error.

Ciudad del Cabo: De destino turístico a terrible lección y ejemplo de reflexión

Un famoso proverbio inglés afirma: “No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo” esto es exactamente lo que hoy sucede en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica,  conocida por ser poseedora de una de las siete maravillas naturales: La Montaña de la Mesa y destino turístico preferido por muchos, se convertirá, a partir de mayo del 2019 y tras tres años de sequías,  la Ciudad del Cabo será la primera ciudad del mundo en quedarse totalmente seca, pese a todas las medidas tomadas, nada parece alejar a sus pobladores de la llegada a la hora cero, desde enero de este año cada poblador usa un máximo de 50 litros al día, tomando en cuenta que en promedio se usan 9 litros cada vez que se tira de la cadena, 20 litros en una ducha de dos minutos, 2 litros para beber, 3 en higiene personal, 70 litros con cada sesión de lavado en una lavadora promedio,  entre otros, el sufrimiento por el que están pasando los ciudadanos es inimaginable, días enteros sin ducharse, lavarse el pelo o cepillarse los dientes, rehusando el agua con la que se duchan para regar las plantas, lavar la ropa o para la cisterna del water, se han convertido en una odisea por la que se tiene que transitar día a día, de lo contrario cada poblador que rebase el límite establecido podría enfrentarse a una penalidad de hasta 800 dólares.

No existe ninguna ciudad en el mundo que pueda abastecerse con menos de 30 litros al día, por más tuberías, grifos y cisternas ahorradores y ecoamigables que se instalen, y sin embargo a partir de la llamada hora cero (el día que oficialmente Ciudad del Cabo se quede sin agua) cada ciudadano deberá abastecerse con un promedio menor de 25 litros por día.

Inevitablemente muchos de los ciudadanos tendrán que emigrar por  su supervivencia y el de sus familias, aventurarse a otras ciudades e incluso a otros países, dejando de lado su vivienda, estabilidad laboral, familia, amigos, entre otros. Se estima que al llegar mayo del presente año, aproximadamente un cuarto de los pobladores abandonará la ciudad a esto debemos añadir el hecho de que son cientos las familias que ya han abandonado la ciudad ante tan desolador porvenir y se han aventurado a un desconocido futuro.

El cambio climático: un factor clave

Pero, ¿cuál ha sido la principal razón por la que este terrible desenlace se ha suscitado?, hay dos factores a tomar en cuenta; en primer lugar el cambio climático, tras tres años de sequías en una ciudad en la que las precipitaciones anuales eran vitales y dadas por permanentes para abastecer las presas y plantas de tratamiento de agua a esto se suma  el factor humano, es decir el descuido de las autoridades y la falta de planificación de estas y la cultura del derroche que sus pobladores hacían de tan fundamental elemento.

La falta de previsión e inversión pública han provocado una situación de la que ya no existe retorno, pese a que la constitución sudafricana establece el derecho al agua como derecho fundamental de cada ciudadano los recursos económicos de la nación son aún mucho menores que las reservas hídricas de la ciudad. Este hecho es parte de la corrupción enquistada en el poder, con 783 cargos de corrupción, peculado, fraude y crimen organizado el presidente Jacob Zuma no solo permanece indiferente ante el reclamo popular de su renuncia sino también  ante el sufrimiento por el que cada día pasan los ciudadanos del Cabo.

Una nueva mirada: compasión y esperanza

La solidaridad, empatía y fuerza al igual que la rosa en el pantano,  aflora en estos momentos tan duros. Si bien el gobierno se ve atado de manos por la incapacidad económica al ayudar a sus compatriotas, son muchas las  compañías que están donando productos y tan importante recurso hídrico y otras dedicadas al transporte se ofrecen a llevarla hasta Ciudad del Cabo sin ningún tipo de costo.  Pero no solo son empresas, también cientos los ciudadanos sudafricanos que se han ofrecido a donar y transportar agua y otros recursos vitales hasta la ciudad, los ciudadanos han denominado a tales como “ángeles del agua” y no es para menos, en un mundo con tanta indiferencia, dolor y amargura, la humanidad y todos los buenos sentimientos que en ella existen son importantes para mirar al mundo con una nueva perspectiva, con una vivificada esperanza y fe en la humanidad.

Un momento de reflexión

Al final de la fábula y tras varios meses de cantar al sol, la cigarra se enfrenta a un crudo invierno de desesperanza, resignación y arrepentimiento. Esto no significa que debamos mirar al mundo con amargura o frustración, contrariamente, cada día es una oportunidad,  la oportunidad de vivir cada día con intensidad, apreciar la belleza de la vida en cada mirada, en cada sonrisa, en el canto de los pequeños pájaros en el perfumado olor de las flores, en la brisa que despeina nuestro cabello y juguetea con las otoñales hojas y así como debemos apreciar este mundo que ya no es  nuestro y ya no es más el mundo en el que crecimos, debemos también de defenderlo, resguárdanos y proteger a nuestros semejantes frente al inevitable cambio que se avecina.

Jorge Drexler, destacado compositor uruguayo, en una de sus últimas producciones nos canta: “Y cuando el momento llegue honremos nuestras heridas, celebremos la belleza que se aleja hacia otras vidas. Y aunque la pena nos hiera que no nos desampare. Y que encontremos la manera de despedir a los glaciares”. Esta canción titulada “Despedir a los glaciares” nos cuenta la historia de Sierra Nevada de Mérida (Venezuela) que hace más de veinticinco años poseía cinco glaciares, hoy solo queda uno, que no durará más de 10 o 20 años. El mundo está cambiando, es hora de darnos cuenta de ello y decirle adiós.

Adiós al estilo de vida que solíamos llevar, adiós al derroche de recursos, a la indiferencia a la falta de compasión, este puede ser el inicio de un inevitable y tortuoso fin o el inicio de una oportunidad.  Oportunidad de cambio, de crecimiento y acción, el momento de ser ciudadanos comprometidos de ser una mejor versión de nosotros mismos.

Se parte del cambio

AIESEC al igual que muchas organizaciones, se encuentra comprometida con los ODS (Objetivos de desarrollo sostenible), que son una llamada a erradicar la pobreza y promover un estilo de vida comprometido y sustentable, que la ONU promueve, entre ellos el ODS Nº 6: Agua limpia y saneamiento. Este objetivo afirma que para el 2030  debe mejorarse la calidad del agua y que el acceso a este debe ser para todos, a través de medidas como la reducción de la contaminación, eliminación del vertimiento y la reducción de químicos y el derroche del agua.

El tiempo de soñar no es este, estos son los tiempos de acción, a través de nuestros programas de voluntariado puedes sumarte a ser parte del cambio, tanto a nivel nacional como internacional puedes ser un ciudadano de acción, de hechos que hablen por sí mismos, son tiempos distintos, son los tiempos de ser acción y no problema, de ser oportunidad y cambio de ser un voluntario en acción. Infórmate más en: https://aiesec.pe/voluntario-global/

Por: Luisa Calderon

Aprendiendo a emprender en Brasil

Un poco sobre Robín, pasante internacional en Brasil

Robín Diego es un joven de unos 25 años, conocido en su ciudad como “el chamo” por su gran amor hacia Venezuela. Limeño de nacimiento, pero gracias a la carrera militar de su padre, él y sus hermanos pudieron conocer gran parte del Perú hasta que terminaron en la ciudad de Piura, donde actualmente ellos estudian. Diego estudió ahí la carrera de Economía y descubrió que su verdadera vocación se hallaba en el Marketing, esto hizo que se especializara en publicidad y marketing de forma autodidacta.

Acostumbrado siempre a viajar en familia, Robin decidió tomar el viaje de su vida y embarcarse solo en la aventura de ser un voluntario internacional en Venezuela y desde entonces no se ha detenido, siguiendo su travesía por México y actualmente se encuentra en Brasil, haciendo una pasantía pre profesional en Curitiba hasta el mes de Julio.

Una de las características más resaltantes de Robín, más allá de su carisma, es su gran capacidad para aprender y adaptarse a los entornos desafiantes y esto es lo más resaltante de su experiencia como pasante internacional del programa de Emprendedor Global de AIESEC.

El reto emprendedor en Brasil

Cuando le pregunté a Robín como era su experiencia como pasante internacional y por qué decidió tomar el intercambio, me contó de su sueño de poner un emprendimiento relacionado al Marketing junto a sus dos hermanos, y que esta experiencia es perfecta para poder aprender a cómo gestionar un emprendimiento.

Esto me llevó a hablar con su hermano Mario, él me comentó lo orgulloso que se encontraba de Robín por su gran creatividad y su capacidad para innovar, y que está muy seguro que su pasantía le dará los conocimientos necesarios para juntos más adelante puedan realizar ese sueño.

“Ser parte del programa Emprendedor Global en Brasil es sumamente interesante, principalmente por dos razones: Uno de los sueños de toda mi vida fue vivir una experiencia en Brasil y segundo, porque Brasil está mucho más adelantado en términos de emprendimiento que Perú y es una oportunidad perfecta para aprender más sobre ello”

“Personalmente amo el emprendimiento, emprender junto a mis hermanos es un sueño por el cual vengo trabajando día a día, es por ello que estar inmerso dentro de una Start Up que me empuja a dar lo mejor de mí a nivel estratégico y operativo con miras a potenciar la empresa es algo INCREÍBLE.”

El día a día en el emprendimiento

Natural Science es un emprendimiento de comida vegana, un rubro que poco a poco se va popularizando en todo el mundo y que presenta muchos retos en Latinoamérica, siendo que en nuestro continente la tendencia vegana no ha llegado con tanta fuerza, esto le ha permitido a Robín repensar sus estrategias y adaptar su forma de trabajo a este nuevo y desafiante ambiente.

El trabajo principal de Robín en Natural Science se encuentra en el área de marketing, trabajando para que los productos de la empresa lleguen a mercados internacionales; esto implica hacer constantes investigaciones de los diversos mercados a los que se desea llegar. Luego de obtener y analizar los resultados, él se encarga de diseñar el material publicitario adecuado para cada público, organizar las distintas campañas digitales en las plataformas de Facebook e Instagram.

“Para mí ha sido un reto empaparme en todo este mundo y tener que re orientar todas las estrategias que conocía a este mercado tan nuevo para mí. Sin embargo, este ambiente desafiante se ve supremamente nivelado con el increíble clima laboral de la empresa.”

“Creo que todo aquel que busque formar un emprendimiento tiene como obligación tomar este tipo de pasantías internacionales para descubrir desde la práctica cómo sacar adelante ideas que a veces podrían parecer imposibles.”

Si quieres vivir una pasantía internacional como Robin Diego, ingresa a https://aiesec.pe/emprendedor-global/ una vivencia internacional está esperando por ti ✈ 🌎.

Iniciativas que deberías tomar para crear tu propia empresa

Tomar la iniciativa de crear tu propia empresa es todo un desafío y empezar por aprender de los demás es una buena iniciativa, así Leonardo a través de la pasantía internacional en India que AIESEC le ofreció, tiene la oportunidad de ser parte de TATA una empresa con iniciativa no solo empresarial y tecnología sino que fomenta la convivencia multicultural.

De acuerdo al diccionario de la real academia española de la lengua la palabra Emprender posee pocas acepciones, todas estas referidas a un solo hecho: el de asumir y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si estos  encierran un determinado grado de dificultad o peligro. Sin embargo, emprender también significa tomar un camino o acción con la resolución de llegar a un punto.

Y esta es la clave para  el emprendimiento, saber que en definitiva será todo un camino, que no resultará un camino sencillo; podrá asemejar a veces  pasear en bicicleta en una soleada mañana por un parque, hasta convertirse en una subida empinada hacia la montaña más alta en una noche de tormenta.  Aun así debemos tener en mente el seguir adelante, por qué la resolución ya está tomada. Es nuestra resolución la que nos acompañará en nuestro viaje, del que no volveremos  siendo los mismos, ya que el aprendizaje nos habrá de convertir en mejores versiones de nosotros mismos.

Aprender  para emprender

En ese sentido  emprendimiento es parte también del aprendizaje, estar dispuesto a conocer, reformular y plantear nuevas posturas ante determinados obstáculos que son parte de un largo proceso.

Es en este punto, se encuentra  Leonardo de 25 años, estudiante  de Economía, y egresado de la universidad Nacional de San Marcos, que al igual  que muchos jóvenes tiene como uno de sus tantos sueños, tener su propio emprendimiento y aventurarse al mundo del negocio propio, la innovación y la tecnología con el contexto que componen la singularidad  que caracteriza a las startups.

Sin embargo, el emprendimiento requiere preparación, experiencia y esta experiencia se consigue cuando nos desafiamos a nosotros mismos y salimos de la zona segura y ya conocida, para aventurarnos e ir hacia esa montaña rusa de emociones y conocimientos que representa el vivir en y convivir día a día en otro país, con una cultura y sociedad distinta.

Por ello, Leonardo Álvarez, se encuentra residiendo actualmente  en la ciudad de Pune, en India, como parte de una decisión que se resolvió a tomar  a través de este intercambio profesional y que él ve como una de las fichas de dominó necesarias crecer constantemente con cada experiencia y reto, acercándose cada día más a la realización de sus sueños.

Salir de la zona de confort no es solo salir de casa, implica asumir con resolución cada etapa de nuestra experiencia

Para Leonardo, el camino no fue fácil y a veces tomar la decisión de vivir tan lejos de casa, de los familiares y  los amigos no es algo sencillo, él nos cuenta que, antes de tomar esta pasantía internacional sentía que faltaba algo más tanto profesional como personalmente,  vivir una experiencia en que no solo pudiera poner a disposición sus conocimientos y cualidades, también tener la oportunidad de crecer junto a esta experiencia y plasmar en esta   una parte de él, un sello propio.

Así, tomar una pasantía internacional con AIESEC tuvo mucho sentido,  nos cuenta que representó el inicio de un interesante viaje:  ”Siempre estuve trabajando con proyectos relacionados a la economía y finanzas, en institutos, en ministerios etc., pero siempre me quedaba  la idea o me decía a mí mismo, me gustaría hacer algo más, siempre tuve en la mente la idea de una Startup y siempre quise hacer una cosa relacionada  a esta y estaba seguro de que tenía que tomar mucho más conocimiento en otras áreas, no solamente el área en la que estudie, entonces, por ese motivo comencé a preocuparme un poco más por tener mayores conocimientos, estudié mucho más sobre startups, emprendimientos, además de educación entre otras cosas más y cuando se presentó la oportunidad de venir y realizar una pasantía internacional fue como un «click» me dije, esto es lo que realmente necesito es un país completamente nuevo, diferente, que he visto solamente en películas  y que siempre me ha gustado, que siempre he querido conocer. India para mi significa eso, es una nueva cultura, muchas horas lejos de casa, sin embargo,  realmente es una de las cosas que me lleno mucho, el saber que iba a ser parte de una empresa reconocida y que iba a tener un conocimiento más profundo en otra cosa, el trabajar con diferentes perfiles profesionales,  con personas totalmente distintas a mí, en el idioma y la cultura e incluso gastronómicamente, fue una de las razones por las que me decidí a hacer este intercambio profesional”.

Leonardo resume su resolución en tres puntos: “Decidí hacer esto primero por tener muchísimo más conocimiento; segundo por el país, su cultura y todo lo que representa y tercero por que quería salir de la zona de confort y decir esto a veces puede sonar a cliché, pero realmente quería  salir de la rutina que tenía en Perú, de ir del trabajo a casa y de casa al trabajo y estar los fines de semana pensando en que no sea lunes. Tomar esta pasantía internacional ha sido una de las cosas más acertadas que he hecho hasta ahora por que realmente es una de las cosas que me agrada hacer, me gusta  lo que estoy haciendo, me gusta lo que estoy viviendo, ahora llega el fin de semana y ya estoy pensando en que ya sea lunes, por que el lunes tengo que ir al trabajo y me gusta lo que estoy haciendo y ese es el mayor objetivo que tenía cuando tome este intercambio, disfrutar esta experiencia”.  

India: el desafío de mirar a un país sin etiquetas

“Por qué India, la verdad esa es una pregunta que también yo me he hecho varias veces”, nos confiesa entre risas: “Por qué escoger India, por qué escogí India, cada vez que pienso en eso me doy cuenta que India es un nombre, un país sobre el  que pesan muchos estereotipos si lo vemos desde nuestra cultura occidentalizada, es un país al cual vemos y vemos que para nosotros puede resultar caótico, que existe una forma muy diferente de pensar y claro que es diferente a como nosotros estamos acostumbrados  a vivir, pero para ellos no, y es que a ellos también les resultamos diferentes, nuestra cultura es distinta e India me ha proporcionado ese toque, esa posibilidad de conseguir pensar en mí, de reflexionar al ver las cosas, por qué aquí todo el aire posee o se respira con cierta paz, por que en ese caos ellos tienen su organización, es la organización de ellos,  para ellos no es un desorden, tanto así que existe el trafico pero nunca he presenciado un accidente automovilístico aquí o nunca he visto una pelea callejera y me he dado cuenta que todos los estereotipos de lo que hemos visto en diversas fuentes no son ciertos y lo sé, por que viajado a distintas ciudades del país y he visto como estos estereotipos se han ido derrumbando uno por uno frente a mis ojos”.

¿Por qué tomar un intercambio profesional en India?

“India es uno de los países que más crece en el mundo y que más industrias tiene, todo está aquí y puedes  ver la tecnología en desarrollo en todas partes, en las calles ves como la tecnología ha avanzado a paso agigantados, India en comparación con los países de América Latina posee una ventaja tecnológica evidente y  para los interesados en tecnología, economía, gestión y administración esta es una gran oportunidad de aprendizaje, por que las empresas aquí, como TATA y Exentia son muy reconocidas en esos términos de gestión y tecnología”.  

Por el lado personal es como lo explique antes, la organización de India es propia, no podemos compararla con nuestra visión  y eso te hace pensar, te hace reflexionar y vivir esta “energized” y preguntarte que es lo que vas a hacer cuando salgas de India,  cuando cambiaré con este proceso que vivo ahora, por que es mágico, y sí, en algunos momentos, tienes esta nostalgia por volver a casa, pero luego estás aquí, divirtiéndote con las personas que te rodean,  viendo cómo las personas pasan por calles, sus expresiones culturales que van desde la ropa (la curta o el sarí), y son momentos en los que te dices, estoy en la India voy a disfrutar este momento, piensas y reflexionas en cómo puedes estudiar y mejorar más, en cómo vivir con mayor plenitud esa experiencia y es eso”

Consejos para tomar una pasantía internacional

1.- “En primer lugar, tener la mente 100 por ciento abierta, sin prejuicios ni estereotipos, no vas a saber cómo es una ciudad o como es un país  si es que tú no lo vives libremente”

2.- “Estudia. Si vas a tomar una pasantía internacional estudia todo lo que puedas, tomando en cuenta la Descripción de trabajo, sobre qué es lo que podrías  hacer para mejorar tu experiencia, lee algunas cosas, no basta con la experiencia personal siempre es bueno actualizarse constantemente”.

3.- “Empatía,  en relación a que es lo que vas vivir aquí y también entender  que en si es tu experiencia pero, es una experiencia colectiva, con las demás personas con las que convivimos día  con día, es lo que tú vas a vivir y pasar aquí pero al mismo tiempo, es la experiencia de las personas que viven contigo en casa, de las personas que trabajan contigo, de todo el mundo que te rodea y lo  fundamental es que la empatía siempre este presente”.

4.- “No le des más vueltas. A veces le damos  vueltas a muchas cosas y estamos pensando y repensando sobre un asunto sin llegar a nada en concreto,  queremos algo más seguro y pienso que si la oportunidad se presenta, si tienes los medios para hacerlo  y quieres vivir una experiencia nueva, cualquier intercambio  profesional va a ser una buena opción. Al final no lo  pienses tanto, las oportunidades aparecen solo una vez”.

5.- “Vive la cultura. No realices un intercambio para quedarte en tu grupo de trainees de intercambio  o extranjeros, , la idea es  que vivas la cultura local y que te juntes con personas que son de la localidad  o de cualquier otro lugar de la India y comiences a entender por que su cultura es así, por que no es igual a la nuestra”.

“La idea de vivir una pasantía internacional es esta, no es que te quedes con el trabajo aquí y después llegues a casa y te duermas, es vivir la cultura, ¿cómo vives la cultura?, saliendo, conociendo, viajando  y está bien, pero también puedes vivirla de una forma diferente, intentando impactar por más mínimo que esto sea y dejando un legado de lo que puedas hacer aquí, así sea poco, lo poco que puedas impactar aquí, hazlo, siempre mi idea fue esa, todo el conocimiento que tengo debe ser repasado y transmitido por que si no, no sirve para nada y esa es la idea, que puedas dejar algo después de tu experiencia”.

“si pudiera pensar en una palabra para resumir mi experiencia sería cambio por qué  va a existir con certeza un antes y después de mi luego de esta experiencia, por qué si hay una cosa que he podido realizar en mi experiencia ha sido reflexionar acerca de lo que puedo hacer para poder llevar mis objetivos a cabo, que es lo nuevo que puede llevar e India ha sido un factor super importante en los dos meses, del año que dura la pasantía internacional,  que llevó aquí”.

Si quieres vivir una pasantía internacional como Leonardo, ingresa a https://aiesec.pe/talento-global una vivencia internacional está esperando por ti ✈ 🌎.

Autor: Luisa Calderon

Vivir y trabajar en India: Un desafío que todo joven profesional debería tomar.

El testimonio de Néstor, uno de nuestros pasantes profesionales en INDIA

“Mi nueva aventura comenzó el 2018, en mayo, que se me ocurrió ahorrar dinero para viajar en diciembre, todo fue tan rápido que me entró la locura de querer aplicar a las prácticas profesionales internacionales”

 

“¿Por qué tomar una pasantía internacional?” esta una de las preguntas con las que inicio mi conversación con Néstor, quién desde diciembre del año pasado viene realizando una pasantía internacional con la empresa Tata Consultancy Service Ltd, en la ciudad de Chennai, perteneciente al estado de Tamil Nadu ubicado en el sur del milenario país de la India, a más de 16 000 kilómetros de casa con el corazón lleno de dicha y una capacidad de resiliencia a prueba de balas.

“Primero, porque amplias tu red de contactos, tus conocimientos, tu visión, tu forma de ser, tu naturaleza como ser humano, te vuelves sensible con diferentes tipos de personas, sobre todo en mi carrera de psicología que estudiamos la etnografía,  que es estudiar la interacción de cada individuo en un grupo social diferente, vivenciar ello es mucho mejor porque estoy conociendo y viviendo las diferentes culturas” responde Néstor con una  naturalidad y satisfacción que son consecuencia de una necesidad genuina por abrazar y aprender del mundo, sus culturas y la infinidad de personas que lo habitan, necesidad que lo llevó desde muy joven a aventurarse y aprender más allá de su contexto.

¿Quién es Néstor?

Natural de Tocache, una de las principales provincias de la región  San Martín, Néstor Alejandro Benítez Saavedra de 24 años que estudió Psicología, es testigo vivencial de la multiculturalidad que caracteriza a nuestra nación; de madre sanmartinense,  con ascendencia judía y gallega y de padre originario de Santiago de Chuco en La Libertad, para Néstor esta multiculturalidad fue algo palpable y cercano como también los problemas y desigualdades que la asedian, por lo que desde muy joven se animó a formar parte de una serie de organizaciones y voluntariados, terminando su compromiso por conocer e impactar en el mundo con la pasantía internacional  que hoy realiza en Chennai con más de diez horas de diferencia horaria y en un contexto cultural a millas de distancia.

La primera vez que escuche de AIESEC…

Pero el camino no fue fácil y completar todo el andamiaje de aprendizajes necesarios para poder decidirse por la India empezó  en 2015 en Monterrey – México con una pasantía universitaria, Néstor ya había escuchado hablar de AIESEC  desde hace muchos años: “Yo había conocido a AIESEC en un encuentro de jóvenes sobre cambio climático, conocí en esa ONG a una muchacha de Tacna, me comentó que AIESEC era muy bonito, que ella iba  a realizar su pasantía y me dejó con ese bichito en la mente”.  Pero fue en México donde decidió volverse miembro de la organización y sacar todos los beneficios que esta ofrece para desarrollar el talento y potencial  humano en los jóvenes del mundo: “…de enero hasta mayo de 2015 fui miembro de AIESEC y luego retornando a Perú, en setiembre aplique para ser miembro de AIESEC en Trujillo, me aceptaron, mi primera área fue el área de proyectos sociales de entrada, no me sentí tan eficiente por mi disponibilidad de tiempo, pero luego me cambiaron al área perfecta para mí, como soy psicólogo me enviaron al área de Gestión de talento humano, fue ahí donde conocí a 5 personas maravillosas que actualmente son mis mejores amigos y así empezó mi vida en AIESEC”.

Voluntario global en Sao Paulo

Antes de lanzarse a la piscina de oportunidades laborales de largo plazo  que representan las  pasantías internacionales que AIESEC ofrece, Néstor optó por uno de nuestros programas clave en la búsqueda de la paz y el entendimiento cultural como lo es Voluntario Global: “Yo realicé mi voluntariado internacional en Sao Paulo, en una ONG llamada Cruz de Malta,   realice un programa psicológico para los niños habitantes de favelas en Brasil, me gustó mucho la interacción con ellos, y así estuve dos meses, conocí a muchos amigos, también conocí y aprendí mucho sobre otros psicólogos… de Colombia, de Chile y Portugal… de los cuales se me ha quedado mucho como técnicas de desarrollo en mi carrera”.

“Voy a trabajar para realizar mi voluntariado internacional porque también quiero impactar en el mundo, así que por eso me dedique a trabajar, recaude dinero y llegue viajar a Brasil para febrero del 2018, en un proyecto en Sao Paulo,  fue un choque cultural muy grande, vivía en el sur de sao paulo, la familia muy amable y yo ya sabía portugués porque practicaba con los voluntarios extranjeros que llegaban a Trujillo”

 

¿Por qué la India? ¿Por qué tomar una pasantía internacional?

Es una de las preguntas con las que comencé esta entrevista, indudablemente las ventajas saltan a la vista y Néstor parece concordar con estas, de manera inapelable trabajar en el extranjero, tener un antecedente laboral en otro país, es un importante referente a tomar en cuenta en el actual mundo globalizado en el que nos desenvolvemos. Una experiencia profesional en el extranjero no solo es manifiesto de una férrea decisión  y predisposición a enfrentar diversas situaciones y contextos sino que nos pone competitivamente por delante de muchos otros postulantes al que podría representar el trabajo de nuestros sueños o el primer escalón para emprender estos.

Pero la pregunta clave no se hace esperar, ¿Por qué india?, de todas las naciones que componen el globo terráqueo, ¿qué nos ofrece la milenaria tierra de  importantes personajes en la historia y la cultura como Kipling, Gandhi y Tagore, que otros países no? Néstor me cuenta que su llegada a la India fue puramente casual pero  que cree fuertemente en un porqué detrás de toda situación que se le presenta:

“…Yo primero no tenía en mente venir  a la India pero, siempre quería venir pero lo veía muy imposible, por temas financieros, por  eso aplique a Panamá, Brasil, Colombia, etc, pero ninguno respondió; fue ahí cuando me ofrecieron la posibilidad de aplicar a India, que ofrecía  buenos beneficios, yo estaba con mi mente pesimista pensaba que si no me aceptaron en Latinoamérica menos lo harían en Asia, porque tenía el concepto de que al ser potencias mundiales no aceptarían a alguien con mi perfil, aun así tenía la esperanza de ser aceptado por mis experiencias internacionales en los intercambios y voluntariados que me brindó AIESEC. Después de aplicar, al segundo día la empresa me agendó una entrevista, yo estaba muy emocionado y al siguiente día de la entrevista me aceptaron, yo aplique para un puesto de recursos humanos y a ellos les gustó mucho el perfil que yo tenía y así comenzó todo”.

Vivir y trabajar  en el extranjero es todo un desafío constante y sobre todo en un país como India, Néstor compara su aventura profesional en Chennai con la decisión de Colón de embarcarse hacia el descubrimiento de un nuevo mundo, algo en lo que muchos soñaron  pero pocos hicieron, no por qué no piensen en hacerlo sino por el valor que se necesita para emprender dicha aventura. Porque en el fondo es eso, una cuestión de valor, creamos insondables barreras culturales que componen nuestra zona de confort, justificamos nuestra inmovilidad a través de nuestros lazos familiares, amicales y sociales para mantener el ancla firme e inamovible,  en el fondo del mar que componen nuestros sueños pero que se encuentra invadido por los fieros tiburones que del miedo, sin embargo, debemos estar dispuestos a seguir soñando, lanzarnos en búsqueda de aventuras, estar dispuestos a perder para ganar, a mirar al horizonte sin temor, apostarle a la vida sin esperar nada a cambio y a creer que es posible conocernos y reconocernos en los ojos de otros.. Debemos estar dispuestos a creer en nosotros mismos por  qué una manera de apostar por la humanidad y por un verdadero cambio y decisión en cada acción, por más pequeña que esta sea.

El idioma ha sido todo un reto, Néstor  lo reconoce e incluso bromea sobre ello,  mas su mensaje es contundente: “Cómo bien decía Maju Mantilla, a pesar de que no se hablar muchos idiomas, el mejor lenguaje es la sonrisa”, ya me siento ganador del miss mundo”. (Risas).  “Cuando yo llegue yo no entendía muy bien el inglés y peor con el acento que India maneja, pero haciendo mímicas y gestos y todo ello he podido comunicarme, me han tocado buenas y malas personas como en cualquier ciudad dependiendo del lugar que uno anda”.

 

Finalmente, le preguntó a Néstor con qué palabra  definiría su experiencia en la India, contesta afablemente: “Resiliencia, por qué hubieron muchas dificultades en el camino y siempre mantuve la fuerza, motivación, esperanza y esas ganas locas de comerme el mundo para conseguir mi propósito. India me ha enseñado mucho en apenas 4 meses de los 12 (duración de la pasantía)  que llevó aquí”

 

Autor: Luisa Calderon

La osadía de ser AIESECo

Mi vida antes de conocer a esta junta de locos era todo lo opuesto a lo que es ahora. Eran días difíciles porque me adaptaba a un gran cambio: vivir solo. Pasaba por un momento en el que quería hallarme como persona, y sentía que me faltaba algo, que no era suficiente con solo estudiar en la universidad. Pero un día, unos amigos me inscribieron para una sesión de dinámicas de un proceso de reclutamiento, y como no tenía nada que perder, asistí. Y así AIESEC apareció en mi camino, y nunca más quise irme.

Una vez un gran amigo me preguntó: “¿Conoces el Efecto Mariposa y la Teoría del Caos? Consiste en que una mariposa agitando sus alas, en el momento preciso y a la velocidad idónea, puede generar un huracán kilómetros después”. Entonces me cuestioné, ¿qué sería de mí ahora, si no hubiera asistido a esa dinámica? Probablemente estaría haciendo cualquier otra cosa menos redactar mi testimonio. Pues mis miedos solían ser más grandes que mis ganas. En definitiva, pudo ser diferente.

Verdaderamente comprendí que una decisión puede cambiar todo el rumbo de las cosas. Y desde entonces decidí volverme tan osado como sea posible, y entendí que AIESEC no puede ser solo algo que está de “paso” en el camino. Es mucho más que solo una experiencia de un par de semestres, porque AIESEC marca hitos. Hoy, esa osadía se traduce en mi compromiso y motivación de que sé que quiero esto. AIESEC es el espacio correcto para poder conocerse a uno mismo y redireccionar objetivos que aclaren un poco más qué es lo que uno quiere para sí en el futuro.

Le debo mucho a AIESEC, siempre lo he dicho. Y tengo mucho por devolverle también. Es por esto que aprovecho cada espacio de desarrollo de liderazgo que AIESEC me brinda porque quiero que la organización que me dio tanto, pueda verme en mi mejor versión. Y finalmente me pregunto: ¿qué es lo más bonito e importante que me ha dado AIESEC? Son las personas, esas que conocí y sigo conociendo. Esos hermanos de otros países, hermanos de diferentes ciudades del país, todos. Porque AIESEC se trata de las personas, sus convicciones y sus sueños, y esto es lo más valioso de esta locura que solo se vive una vez.

Adrián Orellana

   

5 errores que cometen los emprendedores jóvenes

En el Perú tenemos un promedio de por cada 100 jóvenes, 25 son emprendedores. Lo cual contribuye positivamente con el progreso del país ya que nuevas empresas significan nuevos puestos de trabajo. Sin embargo, muchos empresarios jóvenes fracasan en el intento, mencionamos en el intento porque en muchas oportunidades fracasan en la etapa de crecimiento (según el ciclo de vida de una empresa).

Si estás pensando en emprender, ¡no te preocupes! Puedes evitar muchos problemas tomando mejores decisiones, te recomendamos instruirte, leer o escuchar experiencias, te presentamos un ranking con los 5 errores que cometen los emprendedores jóvenes.

1. Los nuevos millennials quieren las cosas inmediatas

Pensar en una estrategia, una visión y misión a plazo de 5 años les parece una locura, sobre-estiman lo que significan el costo de oportunidad ya que creen que es “trabajar hoy para no hacerlo mañana” cuando en realidad significa elegir una visión futura el día de “hoy” mediante una estrategia específica con el fin de tener buenos resultados, sin embargo, la mayoría de las veces, los resultados no son inmediatos.

2. Mal manejo de las finanzas

Manejo del Dinero Las finanzas de las empresas son un reflejo de las finanzas personales de un emprendedor. El principal reto de las nuevas empresas se llama flujo de efectivo, aun así, muchos emprendedores se gastan todo el dinero que llega la empresa y la mayoría de las veces lo hacen en su estilo de vida en lugar de reinvertirlo para generar más flujo de efectivo. Esto hace que la empresa no alcance todo su potencial y en poco tiempo desaparezca. Aprender a manejar el dinero antes de recibirlo en grandes cantidades es clave para el futuro de cualquier emprendedor.

3. No adaptarse a los cambios

Todos somos testigos que las tendencias cambian, a veces en un abrir y cerrar de ojos y otras se quedan más tiempo. Reinventar la empresa es muy importante, no todos están dispuestos a hacerlo y tienden a caer en el orgullo, por esa razón, suelen a perder proveedores, ya que los proveedores también renuevan sus productos. Si se decida reinventar la empresa, una sola persona no puede hacerlo ya que es un trabajo de planificación, en la cual se tienen que tocar muchos puntos importantes y tener varios puntos de vista.

4. Falta de compromiso

Existen personas quieren emprender para ganar más dinero, otras lo quieren hacer para agregar más valor a la vida de los demás. Los que sólo quieren ganar dinero, normalmente pierden el juego. Sin embargo, los que quieren generar más valor a la vida de los demás son los que normalmente lo ganan. Por lo tanto, es importante que estés 100% comprometido con tu sueño, sólo así tendrás la energía necesaria para superar los altibajos que se presentan al inicio de cualquier emprendimiento.

5. Falta de conocimientos

Todos pueden emprender, pero no todos pueden “hacerse cargo”, la razón es que para dirigir una empresa se tiene que tener conocimientos de ello y es importante que elijas bien a las personas que van a administrar, llevar las cuentas y velar por las finanzas de tu empresa. Hoy en día, muchos emprendedores no tienen conocimientos plenos de gestión, es por eso que contratan a personal capacitado para manejarlo.

Ten claro tus objetivos y si tienes un sueño ¿qué esperas para convertirlo en meta? No olvides que muchas empresas importantes como Disney, Apple, entre otras, han tenido que pasar por momentos difíciles para llegar a posicionarse como una de las más importantes, todo fue fruto de la perseverancia y siempre buscar ser mejor, seguir aprendiendo. ¿Deseas comenzar a emprender y no sabes cómo? Entérate aquí www.aiesec.pe/emprendedor-global/

Beneficios profesionales de tomar un voluntariado

Realizar un voluntariado tiene un gran significado para la sociedad, ya que contribuyes al cambio y a la mejora de diversos proyectos, pero también tiene beneficios para ti, inclusive para tu vida profesional. El día de hoy haremos una revisión de los beneficios que tendrás profesionalmente si decides tomar un voluntariado.

  1. Conocimiento personal de tus habilidades

Podrás seguir desarrollando tus habilidades blandas, saldrás de tu zona de confort y te permitirás conocer otra realidad social, económica y cultural. Actualmente, todas las empresas buscan personas que aporten a su misión, visión y que practiquen sus valores, pues este es un plus muy grande del yo sé quién soy.

  1. Mejorar tu nivel de inglés

AIESEC te ofrece la oportunidad de realizar proyectos en países que no hablan español, lo cual te permitirá practicar inglés. Todos buscamos practicarlo para tener el dominio del idioma, ya que en muchos puestos de trabajo es un requisito indispensable.

Adicional al inglés, si decides irte a Brasil, ¡en 6 semanas podrás aprender portugués! Pero incluso en países hispanohablantes, tendrás la oportunidad de compartir con voluntarios de muchos otros países y practicar tu inglés para comunicarte con ellos. Todo depende de ti.

  1. Networking internacional

Al tomar un voluntariado te encontrarás con personas de diferentes nacionalidades y diferentes carreras, no solo crearás lazos de amistad, sino tendrás una red de contactos internacional.

  1. Poner en práctica tus conocimientos

En la mayoría de proyectos podrás poner en práctica los conocimientos de tu carrera, pero tendrás un valor agradado, lo que desarrollarás valdrá la pena al 100%, por lo que no deja de ser un voluntariado/ayuda social.

  1. La anécdota que contarás

Algunas entrevistas de trabajo están enfocadas en saber más de ti, de tus experiencias, pasatiempos, les interesa saber quién eres. Cómo una persona cuenta una experiencia describe cómo es, en especial si es una experiencia de este tipo, llena de emociones y desafíos.

Si estás pensando en tomar un voluntariado, contáctate con nosotros, te brindaremos toda la información necesaria. ¡Anímate a ser parte del cambio!

Golpes de Optimismo

Manuel Arevalo 5

 

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” -Nelson Mandela

 

¿EL PERÚ ESTÁ CRECIENDO?

Mi país está creciendo ¡Sí amigos! Lo hace. Económicamente lo está haciendo. El consumo y la inversión siguieron empujando el crecimiento de la economía peruana en el cuarto trimestre del 2016, año que cerró con un alza del 3,2% del PIB, tal como lo confirmó el Instituto Nacional de Estadística (INE) en Marzo del presente año. Pero ¿Por qué no sentimos ese crecimiento?

Muchas veces se escucha que si un país crece económicamente si o si tiene que mejorar la calidad de vida de la población. Este argumento tiende a confundirnos mucho a tal nivel de culpar al Estado por nuestra propia miseria económica ¿Es este en realidad el inicio de todos nuestros problemas?¿El mal manejo económico? Para obtener una verdadera respuesta es necesario visionar toda nuestra realidad socio-política. Paralelamente, tratemos de mirar hacia otro lado…

Al leer las noticias, también encontramos corrupción, malos manejos gubernamentales, mala política pública, delincuencia, violencia, populismo, muertes y un sin fin de notas periodísticas negativas que afectan nuestro progreso. Pero si nuestro país crece económicamente  ¿Por qué estos problemas sociales no disminuyen? ¿Por qué nuestra calidad de vida no mejora si crecemos económicamente?  Es en este momento donde nos damos cuenta que el crecimiento económico no es el factor más importante para mejorar nuestras vidas, y que todos los problemas sociales mencionados no son más que el síntoma de una enfermedad mucho más compleja y difícil de atacar: LA MALA EDUCACIÓN.

LA MALA RACHA DE LA EDUCACIÓN

El 71% de los niños en el Perú no desarrolla un desempeño escolar básico  (INEI,2015)  Es por ello que los propósitos de la educación se están diversificando; hay una urgente necesidad de vincular la escuela con el aparato productivo, con los problemas sociales, con el sector público y con sus programas.

El rol del ciudadano es demandar, a viva voz, una educación de calidad sin limitaciones ni restricciones, para así poder construir el país que desea. Actuar como un agente social que promueve cambios desde su circulo de in fluencia. Si logramos proyectar una visión de las cosas, debemos compartirlas y actuar.

Related image

BÚSQUEDA IMPLACABLE: EDUCACIÓN DE CALIDAD

La educación de nuestro país debe ser ascendente e innovadora, con un sentido reflexivo y humano. Que los estudiantes sean agentes de cambio, no instrumentos de política pública ni experimentos pedagógicos, que se les reconozca su creatividad y que se les enseñe a cuestionar ideas y modelos existentes. Debemos formar una educación que trascienda la edad y el aula de clases, que no haga diferencia graduarse de una institución pública o una privada; que tratemos a los niños como seres pensantes y a los adultos como personas de excelencia.
Una educación cuyo objetivo sea que la persona encuentre la respuesta no que sepa la respuesta. En donde el maestro comprenda que la aplicación del conocimiento en la vida practica facilita la traducción de ese conocimiento y enseña adaptar experiencias pasadas para la solución de problemas presentes. Una educación donde los altos niveles de desigualdad y de pobreza (22.7% en 2014), la baja productividad, y el extendido fenómeno de la informalidad laboral que afecta a cerca del 80% de los trabajadores, ya no sean barreras estructurales del país. Una educación que se alinee a propuestas de éxito y/o misiones mundiales que den indicio a la búsqueda de la tan ansiada calidad educativa. Claro ejemplo tenemos a la ONU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible , en donde el ODS #04 busca solucionar una problemática global existente: MALA CALIDAD EN LA EDUCACIÓN.

IMG_8337

Una educación en la que se abran espacios de reflexión y aprendizaje que permitan construir nuevas ideas y revolucionar las ya existentes. Que incentive constantemente el liderazgo y la voluntad de servicio a la comunidad. Una educación en la que un niño que vende chocolates se le facilite y se le ayude a crecer en su iniciativa. En la que nuestros maestros no se limitan a un grupo selecto de personas “capacitadas para el cargo”, sino en el que personas de diferentes culturas y costumbres puedan compartir con los estudiantes experiencias que apoyen a los jóvenes que tienen iniciativas. En las que los gobiernos entiendan que el poder de cambiar las cosas no solo esta en la economía y sus ganancias tangibles, si no en el único mecanismo que puede prevenir que este circulo vicioso vuelva a repetirse: LA EDUCACIÓN.

Así que ENSEÑA, COMPARTE Y CAMBIA UNA VIDA.  Empecemos a generar esos GOLPES DE OPTIMISMO que el Perú y el  mundo necesita para lograr crear oportunidades en donde otros solo ven problemas.

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

El reto de emprender siendo joven

IMG_6439

¿Es posible emprender siendo joven?

Perdí la cuenta de las veces que he fallado… ¡Terriblemente!

¡Ay! Fueron muchas.

Bueno, empecemos…

Cuando inicié la universidad, comencé uno de mis primeros proyectos: edición de audio y vídeo. A pesar de ser una principiante me dio muy buen resultado hasta 5° ciclo, pero falló una vez que dejé de actualizar nuevos ritmos.

Después me invitaron a crear una comunidad en línea para mi facultad, pero fracasó a solo 2 meses de haber iniciado por la falta de tiempo para redactar material nuevo. A mediados del 9° ciclo de mi carrera, me involucré activamente en los talleres de mi universidad, haciendo de su promoción una gran oportunidad de negocio. Pero fracasó porque siempre ponía de excusa mis deberes y mi “ajetreada” agenda académica. Traté de hacer realidad unos proyectos de mi carrera que al final se quedaron en bocetos.

Una mañana, antes ir a la universidad a rendir mi último examen del 9° ciclo, encendí mi computadora para recordar algunas notas y me topé en Youtube con un titulo muy atractivo: el secreto del éxito. Al minuto después de reproducir el vídeo, escuché una frase: “No tienes control de lo que hacen otros, sólo puedes controlar lo que estás haciendo con tu vida”. Esta frase de Will Smith en los Golden Globes 2010, hizo muy inspirador mi camino a la universidad. Ese día encontré el común denominador de todos mis intentos fallidos: la falta de constancia.

Es típico escuchar que para emprender necesitas experiencia. Al oírlo, nuestra mente idea 2 caminos; arriesgarse o renunciar. Es allí donde inicia la concatenación de posibles situaciones para ambas opciones. Si me arriesgo a emprender puedo ganar o perder. Si gano, genial. Pero si pierdo no tengo más oportunidades ¿Por qué? Porque soy joven, no tengo dinero y aún dependo de mi familia. Es ahí donde la segunda opción, el rendirse, toma dominio y pronto esos proyectos que empezaron en papel se quedan solo allí, en el papel. Al ver esta situación tan común, donde el miedo opaca la inspiración y la superación personal, es indispensable recordar que para hacer las cosas no necesitas motivación, necesitas disciplina. Esa disciplina puede hacer que tus miedos queden atrás, empieces a canalizar energías y te encamines  a tener el éxito que tanto anheles y así poder al fin reducir el número de “intentos fallidos”.

Apenas tengo 22 años y he fallado muchas veces

Resultado de imagen para fallar

Muchos podrán decir que he mal gastado el tiempo con tantos errores, pero yo digo que he ganado bastante de mis tropiezos: he aprendido, he madurado en varios aspectos, he enfrentado algunos temores y aún con las críticas, he salido adelante. Así es como estas experiencias me han dejado una de las lecciones más valiosas hasta ahora: que he podido probar nuevas cosas sin salir afectada.

Nosotros, los jóvenes, tenemos la ventaja de emprender algo sin afectar olímpicamente la dirección de nuestras vidas. De hecho, creo que la única forma de lograr el éxito es a través del aprendizaje de nuestros errores y de las experiencias que estaremos forjando en nuestro camino. Es por eso que en esta etapa tenemos la ventaja de hacer lo que “anhelamos” sin que el tiempo de vida nos limite.

Vivir experiencias reales siendo jóvenes

IMG_4406

“No puedes conectar los puntos viendo hacia adelante, sólo puedes conectarlos viendo hacia atrás. Así que tienes que confiar que de alguna manera se conectarán en un futuro”. – Steve Jobs

Es en estos momentos cuando me doy cuenta que cada intento fallido me ha servido para llegar a ser lo que hoy en día orgullosamente soy; y la verdad  no me arrepiento de haber fracasado en la mayoría de ellas. Es por ello que te aconsejaremos algunas acciones que deberías aprovechar a esta edad, donde no vamos a afectar por completo el rumbo del mundo, pero si vamos a mejorar el camino de nuestras propias vidas.

Descubre lo que te motiva.

La mejor manera de hacer las cosas, es encontrar eso que te mueve: tus pasiones Es la forma real de saber qué te interesa en la vida. Para eso tienes que probar las cosas. Lo que sea. Ve a la batalla, sufre, aprende de los errores y descubre qué zona del pelotón es la que más te gusta, para enfocar todo tu tiempo en eso.

Impulsa tu creatividad.

La creatividad nace de una constante generación de ideas y una de las formas más fáciles de obtener resultados es mantenerte comprometido con tu proyecto.

Encuentra la necesidad a combatir.

Con tu idea, no tienes que cambiar el mundo literalmente, simplemente piensa en un problema muy común alrededor o en tu sociedad. En el momento que digas: “esto se puede hacer mejor”, empieza por ahí y solucionalo. Aprenderás un montón y quizá se vuelva en tu proyecto de vida.

Trabaja en un negocio desde casa.

O en un startup. Haciendo las cosas te darás cuenta si estás apto para el trabajo pesado y uno que te permanezca en un sólo lugar.

Aprende la habilidad de vender.

El vender es un “prejuicio arraigado” en nuestra sociedad , lo cuál nos hace ver como personas usureras si estamos vendiendo algo dentro de nuestros proyectos. No tiene que ser así, porque de alguna forma todos tenemos que ser sostenibles, aún cuando escribes un blog gratuito u ofrezcas cosas gratis. Por eso, es muy importante aprender a vender desde ahora, ya que es la base de cualquier negocio y del mundo capitalista donde vivimos.

Viaja.

La responsabilidad y la inteligencia van de la mano en este consejo. Tiende a buscar ir al extranjero mediante un intercambio con el objetivo de conocer el mecanismo de trabajo en proyectos mientras aprendes a salir de tu zona de confort. De paso vas formando tu cartera de contacto que más adelante posiblemente te servirá de mucho.

Aprende a manejar tu presupuesto.

Esto te enseñara a valorar más tu economía. El ahorrar y usar tus ingresos inteligentemente será vital para saber manejar las cuentas desde temprano.

Arriésgate a invertir en nuevas ideas.

La mayoría de jóvenes no tenemos que sostener a alguien más. Así que no tenemos problema en arriesgarnos un poco más económicamente. Además hay que aceptarlo, en muchos de los casos tenemos el respaldo de nuestros padres si las cosas no salen bien.Para hacer de esto nuestro última opción,  es necesario tener bien en claro el sentido de invertir responsablemente.

Sé freelance.

Te permite tener mayor libertad sin necesidad de manejar grandes equipos ni grandes inversiones. El objetivo es buscar como promocionar públicamente un servicio o producto y hacerlo viral.

Abre un blog.

Si quieres crear una audiencia para tu proyecto sin necesidad de gastar mucho dinero, el crear un blog o una red social exclusiva para tu star up es el inicio. El generar material virtual por redes sociales puede ser muy beneficioso para la promoción de nuestro proyecto.

Sé constante. 

“Debería levantarme temprano”, “debería leer más para estar al tanto de las tendencias”, “debería hacer ejercicio con regularidad”, etc. Detrás de cada uno de los “debería” hay consecuencias negativas muy claras: llegar a nuestros objetivos, sentirnos mejor, ser más competitivos, entre otras cosas. Jamás llegará lejos si no haces las cosas. Recuerda que el secreto del éxito no es la suerte, es la constancia.

Participa en una organización.

Por lo menos una vez. Te ayuda mucho a conocer el mecanismo de trabajo en los diferentes rubros que una organización posee. En mi experiencia con AIESEC,  he logrado conocer muchos jóvenes que generan impacto como si fueran empresarios. El dinamismo, la motivación, el manejo organizacional y los resultados óptimos me hacen conocer en modo real el ámbito empresarial.

Al estar en una organización te permite tener experiencias emprendiendo; aprender a manejar presupuestos, convocar personas, hacer campañas de publicidad, recaudar fondos, gestionar contratos y convenios con varias fundaciones y logrando impactar en la vida de muchos.

La imagen puede contener: 24 personas, personas sonriendo, exterior

“Todo lo que anhelas y sueñas está detrás de tus miedos”

El lograr cumplir nuestras metas y alcanzar al fin nuestros objetivos depende de cada uno. Somos jóvenes con ilusiones de hacer algo más y eso esta bien. Las personas grandes podrán pensar que aún nos falta experiencia y naturalmente da frustración escucharlo ya que tiene algo de verdad, pero tenemos la suficiente fuerza, voluntad, ahínco y vigor para concretar lo que empezamos, combatir todos nuestros enemigos, encontrar lo que nos interesa,  viajar por el mundo, forjar nuestra vida independiente y crear nuevas experiencias.

Y nos volvemos a preguntar ¿Es posible emprender siendo joven?

No será fácil, pero, sin duda, valdrá la pena.

¡Emprendamos ahora!