¿Por qué no mejora la educación en América Latina?

Existe una frase de Mark Twain, célebre escritor inglés, acerca de la educación: “La educación consta sobre todo lo que hemos desaprendido” y esto es fundamental para entender las falencias que hoy por hoy la educación posee, dado que las brechas de desigualdad social, económica, entre otros, abren zanjas y abismos  que podrían parecernos insalvables, sobre todo por lo geográficamente distante que puede encontrarse un alumno dispuesto a aprender con respecto a un docente que desea enseñar sin embargo hay que ver más allá de eso y enfocarnos en lo más importantes, ¿qué se enseña?, ¿qué hay que desaprender? y ¿por qué?.

ODS Nº 4: Educación de calidad y para todos

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU es el referido a una Educación de Calidad, como sabemos la educación es uno de los pilares fundamentales para mejorar nuestra vida, tener una perspectiva distinta y poder, de manera constate, hacer algo por la humanidad y los congéneres que la conforman.

La educación no es solo un cincel para formar una vida es también un eslabón para reducir desigualdades y buscar el desarrollo de herramientas y soluciones innovadoras.  En ese sentido debería de prestarse una atención permanente a las problemáticas que la rodean, hoy por hoy educar en regiones como Latinoamérica representa un gran desafío.

En América Latina actualmente más de 265 millones de niños y niñas no están escolarizados y el 22% de estos están en edad de asistir a la escuela primaria. Del mismo modo existe una falencia en lo que a conocimientos de lenguaje y matemáticas refiere. En la última década, se han producido importantes avances con relación a la mejora del acceso a la educación  y el aumento  en las tasas de escolarización, sobre todo, en el caso de las mujeres y las niñas. También se ha mejorado en gran medida el nivel mínimo de alfabetización. Sin embargo, es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir mayores avances para alcanzar los objetivos de la educación universal.

“617 millones de jóvenes en el mundo carecen de los conocimientos básicos en aritmética y de un nivel mínimo de alfabetización”

El papel del docente

Los profesores de América Latina ganan menos que otros profesionales aproximadamente ganan un 76% con respecto a otras carreras, si a esto le sumamos las horas de trabajo y las horas que se invierten en preparar una clase es natural que muchos de los profesores con los que nos hemos topado a lo largo de nuestra vida en las aulas nos hayan parecido personas desapasionadas e incluso autómatas  y es aquí donde nos damos cuenta del fundamental rol que cumple la pasión (que debería) con cada paso que demos en clases y fuera de estas.

Los sistemas educativos de América Latina han vivido durante las últimas décadas procesos reformistas importantes alimentados por ideologías de índole distinta, muchas de las cuales no se han preocupado por el bienestar del sistema educativo o no han sabido implementarse de manera adecuada. Procesos que siempre han generado expectativas superiores a los resultados realmente obtenidos y, como consecuencia de ello, han provocado no pocas frustraciones y retrocesos. A partir de esto es importante entender que la educación de calidad no es una utopía, no obstante demanda un inversión importante en todos los aspectos, inversión que debería ante todo ser de interés colectivo y  propiciarse a través de talleres y voluntariados no vistos como excepciones, sino concebidos como un estilo de vida implementado a grandes escalas.

¿Qué enseñar?

Más allá del qué en la Educación es importante ver el cómo, podría sonar trillado pero una educación de calidad debe indudablemente ir de la mano de un compromiso apasionado por parte del docente y todo el sistema educativo.

La Educación es  una asignatura pendiente para cada país en América Latina, dado que los índices educativos no son los óptimos en determinadas naciones a diferencia de naciones como Finlandia que poseen una metodología educativa tan eficaz que ha dado la vuelta al mundo, pero más que todo por que la educación en Finlandia es ante todo un estilo de vida, una visión del mundo y una decisión puesta en acción.

Entonces, ¿qué hacer?, en primer lugar entender lo flexible que puede ser la educación, cuando nos comprometemos con esta y cómo educarnos a nosotros mismos puede empezar desde pequeñas acciones como apagar el televisor y comenzar a mirar lo que nos rodea con verídica atención. Somos seres sociales, más también impresionables, no dejemos que la facilidad con la que podemos encender el ordenador o abrir una aplicación nos aleje de lo más importante el poder conocernos e interpretar el mundo que nos rodea, el apreciar el momento vivido y poder beneficiar a los otros a través del potencial que poseemos.

Sé un voluntario

En ese sentido debemos comprender que la enseñanza si bien es compromiso y pasión, es algo que podemos llegar a experimentar todos, mientras tengamos la disposición por enseñar algo y poder cambiar tal realidad.

AIESEC Perú posee a través de su programa Voluntario Global más de una opción de voluntariado con el que se puede enseñar, aprender e impactar especialmente en la región latinoamericana, podemos compartir el cómo somos  y aprender a través de un idioma, acerca de la tolerancia, el cambio y sobre todo lo importante que es la acción más que las palabras.

Sé un voluntario por el mundo inscribiéndote en: www.aiesec.pe/voluntario-global/

Autor: Luisa Calderon

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *